LOS DISIDENTES UNO POR UNO: EL GRUPO DE LA MUERTE

brasil_alemania1.jpgPor: Francisco Ángeles

Imaginemos que en un mundial de fútbol no se respetan las cabezas de serie y toca enfrentarse en primera vuelta a Brasil, Italia, Alemania y Argentina (y de yapa, Perú). Exactamente lo mismo ocurrió con este primer grupo de Disidentes. Como sólo voy a referirme a los cuentos publicados en la antología, he dejado enlaces a reseñas sobre los libros de los escritores aquí comentados. Están todas las que pude encontrar, sin discriminación de ningún tipo. Como comprobará quien se tome el trabajo de leerlas (o releerlas), es interesante apreciar las diferencias ente los críticos (tan interesante como leer esas reseñas tiempo después, ya con otra perspectiva). Dicho esto, les presento el podio de la semana.
 

lh castalñda.jpgMEDALLA DE ORO
POETA CEDRUS
LUIS HERNÁN CASTAÑEDA

 Si los aficionados a la hípica cada año buscamos entre los potrillos aquél que parece reunir las condiciones para convertirse en el nuevo Santorín, desde hace una década este humilde lector tenía la esperanza de encontrar entre las decenas de títulos publicados los primeros destellos que permitiesen vislumbrar un futuro gran escritor peruano. Empecé a leer Casa de Islandia a fines de 2004 y la alerta roja se encendió desde las primeras páginas. Luego la luz comenzó a parpadear: los dos primeros cuentos no eran del todo convincentes. Y así, mientras avanzaba la lectura, alternaba el entusiasmo más exacerbado con uno menos vigoroso.  Pero todo se terminó cuando llegué al fragmento sobre el Poeta Cedrus, el texto elegido para Disidentes. En ese momento cualquier duda se disipó.

El fragmento es extraordinario y puede ser leído como una metáfora de la relación entre el escritor y el crítico (tema sobre el que reflexiona toda la novela), como una sutil ironía hacia aquellos “geniecillos dominicales” de los que hablaba Ribeyro (cuyo paradigma podría ser el inolvidable Joe Gould de Joseph Mitchell), pero también como una defensa del trabajo del escritor que lucha por conseguir una obra sólida a través de la tenacidad y el esfuerzo. Y, si leen con atención, comprobarán que las diferencias sociales y económicas entre los dos personajes abre posibilidades sobre las que nadie ha escrito (o no me enteré).

Estas escasas líneas no son el espacio adecuado para realizar un análisis profundo ni una interpretación de las distintas lecturas que permite el fragmento. Tampoco voy a insistir en la calidad de la prosa, aspecto en el que todos los críticos han coincidido (aunque eso les haya hecho olvidar que detrás del luminoso aspecto formal hay bastante carne). A cambio, dejo una muestra que basta y sobra para ilustrar los méritos ya señalados por la crítica:

“Una noche tormentosa  en la que Elsinor acogió una fuerte nevada, tras un parto sin dolor que la historia médica suele asociar con el nacimiento de los seres excepcionales, bajo la sonrisa ingenua de sus padres que no podían adivinar el tormento que les esperaba, vino al mundo un niño de largas piernas y brazos largos, tan largos que parecían unos tentáculos, anormalmente grandes para sus nueve meses de gestación, que lucía una imposible cabellera de frondosos bucles negros que caían por su espalda como las ramas de algún árbol. Apenas escupido por el útero de su madre, empezó a bramar “¡A escribir! ¡A escribir! ¡A escribir!…”

¿De dónde sacaba este patita las palabras exactas con esa insólita naturalidad? ¿Cómo era posible en un escritor que apenas pasaba los veinte años? El Poeta Cedrus es el punto más alto de Casa de Islandia, el mejor texto de Disidentes y algunas de los páginas más brillantes de la nueva narrativa peruana. Mis más sincera y afectuosa envidia para el autor.

Sobre Casa de Islandia: Javier Ágreda, Iván Thays, Leonardo Aguirre, Francisco Izquierdo.

Sobre Hotel Europa: Javier Ágreda, Luis Aguirre.

 

daniel alarcon.jpgMEDALLA DE PLATA
EL PRESIDENTE LINCOLN HA MUERTO
DANIEL ALARCÓN

No llegué a leer el primer libro de cuentos de Daniel Alarcón ni en la versión original ni en ninguna de sus dos traducciones. Había comprado Selección Peruana y en ella encontré “Ciudad de payasos”, cuento que me dejó una sensación  confusa. Los elogios podían ser completamente justificados, pero había algo que no terminaba de convencerme: Alarcón desplegaba su talento de una manera para mi gusto demasiado tradicional. Tenía la sensación de que conocer los datos extraliterarios del autor (haber escrito en inglés, inicialmente para un publico norteamericano) contaminaba la lectura, y que por ello aceptábamos sin reparos ciertas descripciones que abusaban del “color local”, descripciones que no hubiéramos aprobado con facilidad de escribirlas un limeño que vive en nuestra capital.  

Pensaba en “Ciudad de payasos” como el cuento estrella que un pata con mucho talento escribió para un taller. Aplicaba muy bien la técnica, pero le falta riesgo. Pero ahora en Disidentes (supongo que también en algunos cuentos de su primer libro) me encuentro con un Alarcón que me gusta mucho más. El cuento parte de una situación carveriana (una pareja que acaba de perder el empleo, con serios problemas en la relación, busca su nuevo lugar en el mundo con una botella de whisky en la mano). En ese estado de desequilibrio y confusión, la pareja, compuesta por dos hombres, tiene una conversación que permite leer la historia como una reflexión sobre el pasado y la manera cómo éste siempre reaparece para condicionar el porvenir. Alarcón deja de lado las descripciones y opta por una prosa más funcional, y por un final abierto en el deja a su protagonista de pie en una carretera, con el pasado en sus espaldas y todas las posibilidades latentes.

La metáfora: si “Ciudad de payasos” miraba hacia el pasado en más de un sentido (la búsqueda del narrador y la estética del autor), este cuento inédito queda, como su protagonista, con la mirada puesta en el futuro. A esperar con expectativa la edición española de Lost City Radio. 

Sobre Guerra a la luz de las velas: Javier Ágreda, Olga Rodríguez Ulloa, Gabriel Ruiz-Ortega.

Sobre Guerra a la luz de las velas y Lost City Radio: Gustavo Faverón.
 

edwin chavez.jpgMEDALLA DE BRONCE
LOS ESCRIBAS DE AE
EDWIN CHÁVEZ

El primer libro de Edwin Chávez, 1922, no tuvo la difusión que hubiese merecido.  Tal vez podamos explicarlo por la casi simultánea aparición de Selección peruana en la misma editorial, o quizá porque el título podía ser justificado, pero no atractivo.

Más allá del escaso poder marketero del título, juzguemos la elección por el lado amable: 1922 era un nombre adecuado para un libro lleno de referencias literarias. No creo que “Los escribas de AE” sea el mejor relato de la colección (“Siameses románticos / Siameses románticos” se lleva las palmas más sonoras), pero su inclusión en Disidentes está justificada porque es el que mejor representa el espíritu ‘metaliterario’ del volumen.

La anécdota en pocas líneas: el narrador, profesor en Cornell, recibe la extraña invitación de una desconocida para volver a su pueblo natal, en Inglaterra, para participar en una conmemoración por los veinte años de la muerte del poeta Aaron Godden, con quien en su juventud el narrador había participado en un proyecto que buscaba convertir a su pueblo en un espacio intelectual y cultural. Junto a un grupo de escribas, que firmaban sus artículos utilizando nombres de célebres escritores, Godden y el narrador habían publicado una revista literaria. Veinte años después y tras muchas dudas, el narrador acepta ir a la celebración. Hasta aquí el planteamiento de la historia.

Los coqueteos con el policial surgen de inmediato, ya que hay un misterio que descubrir: ¿Quién podía ser Florence Parker, esa extraña mujer interesada en celebrar, pagando todos los costos, a un poeta mediocre? El cuento puede ser una pequeña caja de sorpresas para quienes buscan rastrear relaciones intertextuales. Y los guiños metaliterarios son coherentes, ya que Godden había sido asesinado por uno de los escribas, que firmaba como Poe. Habría que forzar la idea: el creador del género policial decide pasar a la acción y se convierte en uno de los personajes que, en sus cuentos, el famoso detective que creó identifica tras complejos razonamientos lógicos (la vida copia a la literatura, diría Borges).

Al encuentro en Inglaterra llega la mayoría de los viejos escribas (Kafka, Proust, Joyce, Virgilio, Goethe, etc). Los veinte años transcurridos han cambiado la apariencia física de los antiguos miembros de la revista, y muchos no se reconocen entre sí. No sé si es una metáfora voluntaria, pero sí puede ser un divertimento literario leer los diálogos sin pensar que son seudónimos, y reemplazando la obra por la pinta (por ejemplo, uno de los escribas, al comentar sobre el aspecto de sus viejos compañeros, dice: “El único que se mantiene es Kafka”).

Más allá de las lecturas intertextuales que permite el cuento, debemos destacar la manera en que el autor logra que el texto funcione. Es posible que le falte un poco de vida a las personajes (por momentos se sienten sólo como figuritas de papel) y que los diálogos suenen demasiado artificiales, pero el buen manejo del lenguaje que demuestra Chávez, y una estructura elegida con acierto para alternar presente y pasado, permite llevar el cuento a buen término. Y la reunión final,  algo inverosímil, puede aceptarse de buena gana dentro de una historia que ha sido planteada lejos de los parámetros realistas.

Sobre 1922: Johann Page.

MENCIONES  

aguirre1.jpgSUBLIME SORRENTO
LEONARDO AGUIRRE

En el cuento inédito que presenta en Disidentes, Leonardo Aguirre realiza una especie de compendio de todos los recursos y motivos a los que recurrió en su muy recomendable Manual para cazar plumíferos. El protagonista, que acaba de morir, según la terminología del propio Aguirre podría encajar perfectamente en la categoría de “plumífero”: un poeta que se hace llamar Sorrento en honor al chocolate de blanquirroja envoltura, se considera apátrida, cree ser genial, lleva una vida demasiado “literaria” y, por supuesto, es inédito. Y como es uno de esos tipos que creen ser muy conscientes de su papel en el mundo, lleva su personaje al límite, por lo que su violenta y espectacular muerte fue ocasionada por propia voluntad. Sorrento es un “maldito” que se suma a la estirpe de fracasados, fanfarrones y autoengañados con ínfulas de grandes escritores que Aguirre retrató en algunos de los cuentos de su primer libro.

Si en el Manual Aguirre buscaba ser experimental y salía a veces muy bien parado, “Sublime Sorrento” es la prueba de que se puede intentar ser experimental y terminar siendo costumbrista. En este caso, el retrato de la fauna literaria clandestina que pulula en bares hablando de las obras que (nunca) escribirán respeta todos los tópicos a los que se debe echar mano en ocasiones como ésta: la mención de lugares reconocibles supuestamente “bohemios”, un grupo de poetas revolucionarios comprometidos con la sociedad denominados “Los Eyaculantes” (supongo que es una metonimia y eufemismo por onanistas mentales), las “huachafitas culturosas” que caen a los recitales con el objetivo de contagiarse de la discutible aura artística de los plumíferos. Todo eso está muy bien. El problema es que toda la materia prima que Aguirre utiliza deriva más en un collage que en un relato bien logrado.

En dos o tres cuentos del Manual, Aguirre demostró tener talento suficiente para construir una obra que supere largamente lo escrito hasta ahora. Pero en este caso da la impresión de que el autor se ha quedado en el regodeo alrededor de su propia cosecha: citas a los Beatles que llegan a hastiar, guiños a cuentos del propio Manual y a su autor, chistes fáciles, el deseo de divertir y sólo divertir (y no tomar el oficio con más seriedad y pensar cómo puede aprovechar al máximo el potencial que tiene en la punta de su lapicero).

Bien sabes, Aguirre, que si presentabas un cuento como “Sandrita, Patty Boyd y Michelle ma Belle” o “Café Milton y cordero con Saki” yo mismo te colgaba la medalla, con orgullo y alegría, y además me mandaba con unos aplausos. Pero por ahora me los guardo.     

Sobre Manual para cazar plumíferos: Javier Ágreda, Alonso Alegría, Francisco Angeles, Roberto Limo.
 

jm chavez.jpgSIN COBIJO EN PALOMARES
JUAN MANUEL CHÁVEZ

Si Jimmy Santi tiene su “Chin Chin”, Juan Manuel Chávez tiene su “Sin cobijo en Palomares”. Leí ese cuento por primera vez hace unos cinco años, cuando un amigo común me lo entregó (impreso y engrapado) en el patio de Letras de San Marcos. Al año siguiente me enteré de que Chávez había obtenido el Copé de Plata. Una vez publicado el volumen de ganadores, descubrí con sorpresa que se trataba del mismo cuento. Meses después, durante un taller de narrativa en San Marcos (al que me referí hace un tiempo en este blog), Chávez presentó al final del curso “Sin cobijo en Palomares”. Poco después, Sarita Cartonera publicó el mismo cuento en una de sus ediciones con texto único. Sonríen los desamparados, su libro de cuentos, se abre, por supuesto, con “Sin cobijo en Palomares”. Y ahora en Disidentes, cuando ingenuamente  pensé que ya sería demasiado roche elegir el mismo cuento, me vuelvo a encontrar con “Sin cobijo en Palomares”.  

Cada uno tiene derecho de elegir sus propios caballitos de batalla; el problema es que Chávez no ha elegido bien. La anécdota del multipublicado cuento es sencilla: en un pueblito de provincia, una pareja de hermanos que mantiene un amor incestuoso escapan de casa, se declaran miles de promesas, soportan las burlas y agresiones del pueblo, y al final el hermano es acribillado a balazos. Eso es todo. Ya que el desarrollo de la historia es esquemático, sin matices ni profundización psicológica, el cuento podía contarse tranquilamente en tres o cuatro páginas. Pero Chávez se manda con veinte. ¿Cómo hace para extender esa anécdota embrionaria, sin desarrollo ni sutileza alguna, hasta esa excesiva cantidad de páginas? Muy simple: acumulando frases hechas, una tras otra, casi hasta la desesperación o la chacota (“De la olla llegaba el neutro aroma de la insipidez”). Sólo en la primera página hay once gerundios. En la tercera línea descubrimos el modus operandi que Chávez ejecutará con saña hasta el final del cuento: “Pero él continuó sorbiendo la sopa en silencio, guardándose cualquier comentario; engullendo legumbres y menestras con el rostro hundido en el plato, zanjando el tema con su desidia”.

Por otro lado, el uso de los adjetivos es abusivo, indiscriminado y lleno de lugares comunes (todas las puertas son “desvencijadas”). Y los diálogos no son precisamente lo más destacado. Veamos una conversación entre la calentona parejita:

“- … Podremos permanecer juntos un tiempo más.
- ¿Para qué?
- Para contemplarte en silencio, engañada por tu rostro.
- ¿Engañada?
- Me estafaste, muchachito; caí seducida por una carroza que ahora vive empeñada en convertirse en calabaza.
- Pues tú no eres ninguna princesa.
- Lo era, hermanito. Ahora soy la bruja del cuento.
- Bueno, hechicera, cumpla entonces su ofrecimiento: algo rico sobre la mesa”.

He revisado algunos cuentos de Sonríen los desamparados y debo decir que hay más de uno que pinta bastante mejor que el trajinado “Sin cobijo en Palomares”. Al menos hay otros que se dejan leer. Espero de todo corazón que Chávez realmente haya superado esa etapa tan oscura. Y que Jimmy Santi por fin deje de cantar ”Chin Chin”.

Sobre Sonríen los desamparados: Javier Ágreda. 

* Los cinco del próximo lunes: Augusto Effio, Víctor Falcón Castro, Marco García Falcón, Alexis Iparraguirre, Pedro Llosa.

About webmaster

La Bitácora de El Hablador es una web de actualidad cultural y literaria que, desde el 2007, trabaja en base a una propuesta que busca la constante reflexión, discusión y debate entre los autores de los artículos y los lectores de los mismos. Este blog ha sido administrado, siempre desde una propuesta personal, por Francisco Ángeles y Juan Francisco Ugarte. Desde el 2011 hasta la actualidad, el administrador de la página es Lenin Pantoja Torres.
This entry was posted in Hablablog, Reseñas. Bookmark the permalink.

34 Responses to LOS DISIDENTES UNO POR UNO: EL GRUPO DE LA MUERTE

  1. Vladimir says:

    De acuerdo, Sr. Ángeles. 1922 era digno de mayor difusión. Edwin Chávez tiene mucho talento.

  2. El hombre de la luna says:

    Bien Ángeles, tus comentarios literarios son alturados (aunque me parece muy “Rafaela Carrá” tu emoción por Luis Hernán). Vale.
    Me provoca revisar el libro en cuestión y buscar las “opera prima” de los primeros cuatro reseñados.
    Una pregunta final ¿Juan Manuel Chávez es realmente tan desagradable? Aquí lo pintan constantemente como un “despistado”.
    Salutes.

  3. maruja says:

    de acuerdo con el crítico. hay muchos que se paran panudeando con sus premios, pero aquí j.m. demuestra plenamente que un premio solo es el criterio subjetivo de los jurados. ay, cuántas veces ha pasado? hablando del copé, por ejemplo, opinaría lo mismo del sr. vega: mucho ruido y nada de nueces

  4. corderito says:

    La emoción por LHC es por el texto o el cuento? Son cosas diferentes, verdad?

  5. jhonny ramos p. says:

    Y esa antología de la FIL guadalajara… no sabía que existía… Alguien puede darme luces sobre ello, por fa?

  6. el estadístico says:

    Si el cuento de Aguirre es tan malo como dice Angeles, no entiendo por qué después ha querido levantarlo como sea hablando de otros cuentos supuestamente “mejores”. El crítico estaba siendo objetivo, con ese ridículo intento de levantarlo la embarró.

  7. portero de crisol says:

    jhonny: la antología de la fil fue hecha por la UNAM y, entre muchos viejitos, los únicos “disidentes” que están ahí son daniel alarcón, roncagliolo, daniel soria, leonardo aguirre y juan manuel chávez. una buena selección pero el título es pésimo: estática doméstica.

  8. anonymous says:

    Ya, pues, no seas tan políticamente correcto. Se nota a leguas que has hecho lo que debías hacer, no lo que querías hacer. Antes de leer tus reseñas, ya se sabían los resultados: Edwin y Luis Hernán tenían que estar como sea entre los 3 primeros y el pobre juanma debía quedar último porque es inofensivo y no tiene tribuna dónde quejarse.

  9. Long Halloween says:

    más información sobre estática doméstica en este link.

  10. El pato Lucas says:

    Veo que se defiende y se maletea al escritor Juan Manuel Chávez. Yo no pretendo ni lo uno ni lo otro, sin embargo he leído un comentario en un post anterior donde se dice que el señor Chávez es bueno por tales y tales motivos. Al respecto, quiero decir algunas cosas puntuales:
    1. El hecho de que el señor Chávez sea conferencista en la Sorbona o en cualquier otra universidad no lo convierte automáticamente en un buen escritor. Muchos escritores mediocres -hasta malísimos, como el inefable Coelho por ejemplo- las dan; e incluso hasta ganan premios importantes, como el Nobel, que ganó Echegaray pero no Borges.
    2. El hecho de que publique en Italia no convierte automáticamente a Chávez en un buen escritor. Ese argumento sugiere lo siguiente: si X publica en el extranjero, entonces es un buen escritor. Con esa mentalidad descalificarían como buenos escritores autores como Prochazka, Calderón Fajardo o Adolph, por citar a algunos talentos locales.
    3. El hecho de que haya conseguido un prólogo de Vargas Llosa no convierte en el acto a Chavez en un buen escritor. Con ese razonamiento también sería una buena escritora la tía Gisela Valcarcel, pues su libro lleva también un texto del autor de La casa verde.

    Estos logros de Chavez son solo cuestiones accesorias a su labor como escritor. No lo hacen ni mejor ni peor. Pero resulta muy revelador que se le defienda solo con argumentos relacionados con lo extraliterario.
    Y, personalmente, tras la lectura de su novela y de sus cuentos, considero que no es un buen escritor. Lo siento, pero no lo es.

    (PS: Amigos, si se van a decir cosas positivas o negativas sobre libros o autores, por favor que sean con argumentos).

  11. Míster Hyde says:

    Buenos 1 y 2 pero no 3, loquísimo y grato pato lucas de mi infancia.Aunque no he leído ninguno de los dos prólogos,adivino sin esfuerzo que son de muy distinto tenor.El de Gisela es sin duda un “compromiso” (único caso de “engagement” de Vargas Llosa, el de la derecha)de cortesía. El prólogo para Chávez sí debe ser un reconocimiento en que el intrínseco y apasionado literato consagrado,ofrece su apoyo a quien cree que lo merece.Repito,no he leído ninguno de los dos prólogos pero apostaría que la cosa va por ahí.Una consecuencia sería que el argumento 3 de pato lucas es inválido para objetar a Chávez.

  12. Quiero hacer una rectificación: el cuento que publica Juan Manuel Chávez en Estática Doméstica no es “Sin cobijo en Palomares” sino, como acaba de informarme un amigo, “Desierto en Shangai”. No tengo el volumen y fallé al confiar en la memoria. Ofrezco mis disculpas a Juan Manuel y de inmediato retiro de la reseña las líneas en las que cometo el error.

    Saludos.

  13. Vladimir says:

    Arriba, AGUIRRE, Arriba, Arriba! Sublime sorrento es un buen título.

  14. Anonymous says:

    No es la primera vez que citas mal de memoria, angeles. Cuidate, no te vayas a convertir en la nueva versión de Luis Alberto Sánchez

  15. Estoy de acuerdo con el pato Lucas.
    Querido Mister Hyde, tu comentario se invalida solo al no haber leído los textos. No has leído nada, maléfico amigo, y encima tienes el atrevimiento de descalificar el lúcido comentario del demente pato Lucas valiéndote únicamente de expresiones como “Aunque no he leído ninguno de los dos prólogos,adivino…” o “Repito,no he leído ninguno de los dos prólogos pero apostaría que…”.
    Te recomiendo, queridísimo Mister Hyde, que primero leas los prólogos, pero sobre todo que leas el cuento sobre Palomares. Luego de eso te das tu vueltita por acá y nos comentas qué tal (si es que todavía estamos por acá).

  16. Míster Hyde says:

    Amada Bruja del cuento,sin irnos en plan de “Walpurginacht”,como correspondería a una real reunión de brujas,te cuento con toda cordialidad lo que sigue (y que sucedió en verdad):”Un señor había pagado muy caro por un cuadro,supuestamente de Picasso,y estaba muy contrariado porque conocedores de valía indiscutible le aseguraban que el cuadro era falso.Como el señor en cuestión era muy influyente,la cosa llegó ante Picasso en persona para que él mismo diera la palabra definitiva sobre el problema.Cuando el pintor respondió que sí era en efecto el autor del cuadro,el señor adujo que muchos le aseguraban que el cuadro era falso a lo que Picasso replicó que la cosa era muy simple, que él pintaba tanto Picassos auténticos como Picassos falsos”.
    Te aseguro que el prólogo de Gisela es un Vargas Llosa falso y que el de Chávez sí es auténtico.Que los dos han sido efectivamente escritos por nuestro mayor novelista es bien sabido.Y no me hace ninguna falta leerlos,lo que tal vez no haga nunca…salvo que me cruce con el de Chávez.

  17. El hombre de la luna says:

    Oiga Àngeles y qué pasó con el susodicho “filtro” a comments denigratorios contra autores?
    Se nota que ese Juan Manuel Chávez no es amigo de ninguno de los Habladores.
    Ojo que el cargamontón contra Chávez lo inicias tú, y con “errores de memoria” incluidos.
    Realmente deja mucho qué desear tu trabajo como administrador de este blog.
    Habladores, me parece que es un buen momento para el cambio!
    Ángeles, ¿sabrás cuando irte?
    Salutes.

  18. Lay Fun says:

    Ojo, Hombre de la luna, estás equivocado. Según lo que leo en ningún momento se ha denigrado a ningún autor.
    Los comentarios aqui vertidos aluden todos a la OBRA de los autores.

    Atentamente,

  19. marcy says:

    yo pienso que hay que darle el beneficio de la duda al sr. ángeles y esperar a la reseña de yushimito. además, ya ha dado muestras de imparcialidad defenestrando a leonardo aguirre, columnista de esta casa y, según se deduce, amigo cercano de los habladores.

  20. Anonymous says:

    Aquí lo que parece haber es un grupete de envidiosos que se quieren traer abajo a Juan Manuel Chávez,pero que no lo dicen a quemarropa sino que se rodean de escarceos hipocritones y se guardan bajo llave sus a prioris o consignas.Uno de ellos sería el impotente literario que tiene la concha de firmar como “Académico” sin evidentemente serlo.Mal podría un ser medianamente culto llamar “corrección de estilo” a lo que no es sino un intento de corregir una ignara falta de ortografía.Pero sobre todo de qué “revolcón en el piso de las argumentaciones” habla este primariamente impresionable homúnculo.¿Cuáles argumentaciones,primo? No las veo por ningún lado.Tu brujita (¿brujito?)y los castrados miembros de su claque, no saben distinguir el condicional del indicativo.Miren otra vez el mensaje del 29 de mayo,a la 1.47 p.m.¿Qué puede haber allí de ataque a Pato Lucas? ¡Nada!Se trata de un mensaje cordial y parecería que el principal concernido lo ha bien comprendido así,al optar por el silencio (además, claro está, de haber percibido la sutileza ¡¡VERAZ!! que la inocentona brujita (¿brujito?)llama cantinflada,”revolcándome en el piso de las argumentaciones” como el basto Académico “argumenta”).Estoy lejos del Perú pero pronto regresaré y leeré el prólogo de Vargas Llosa al libro de Chávez y también la antología y otras cosas.Si todavía no he desertado de estos predios habladores,tal vez diga algo al respecto,siguiendo las ornitológicamente sesudas argumentaciones de la brujita (¿brujito?)en cuyo caso me temo desde ya que se me vendrán encima algunos personajes (Para mí es claro que Vargas Llosa debe haber percibido algo valedero en Chávez,aunque sea en agraz, susceptible de real y concreto mejoramiento.El resto es cuestión de su enorme amor propio y respecto de Gisela es simplemente su fuerte sentido de “bon vivant” y de ser sociable y cuidadoso de formas externas,en las antípodas del Gabo,por ejemplo).
    Ah,discúlpame Académico,tú te refieres a las academias de preparación para el ingreso a la universidad,aquellas en que se enseña a escribir cajón con j y no con g,¿no es así?.Ahorá sí comprendo tu “nickname”,mil disculpas por mi torpeza.

  21. gato con botas says:

    etsa bueno este grupo de la muerte. creo que chavez pudo tener mejor suerte (el primer chavez, no el segundo) y pujar por el segundo puesto. En otro gurpo debe estar de hecho Yushimito, page, y noltenius ¿no? en ese orden. que bueno que vamos aportando todos. no es cosa mala este hablador. Vale!

  22. andy andes says:

    salvo algunos destellos de castañeda todas las menciones me parecen que están demás, me pregunto hay algo digno de destacar en la literatura hoy en día, alguien que lo arriesgue todo…

  23. becario says:

    Aquí el punto es que todos estos rankings terminan siendo pulsadas entre los padrinos y sus huestes de cada antologado. Los comments terminan teniendo el valor de un muestreo tendencioso, según tenga interés algún grupo en hacer presión mediática (blogistica?). Me parece que la opinión de Ángeles se perdió de vista hace rato. Yo le preguntaría qué criterio ha seguido para armar sus grupos. ¿El capricho? Porque mucho más fácil hubiera sido agruparlos por universidades, colleras o, como siempre la mula al trigo, temáticas. Dejo esa flor para quien la recoja.

  24. Orden alfabético, estimado Becario. ¿Algo menos discutible?

    Saludos.

  25. corderito says:

    Y el orden de la antología en sí no es aqlfábetico? Por Dios, no sea cortante, eso es muy agresivo.

  26. C. C. says:

    El orden de “disidentes” también es alfabético, pero, por alguna misteriosa razón, partiendo del nombre, no del apellido.

  27. Totus says:

    Nadie dice por qué se les llama “Disidentes”, con respecto a qué. ¿Al Canón? ¿A los grupos de poder? ¿A la literatura oficial? Debería explicitarse que caracteriza a esta generación y la singulariza. Porque no se debaten cuáles son las lineas ejes de este grupo,¿El abandono del Perú como referente en la literatura? ¿El esteticismo como característica para ganar medalla de oro y de bronce?

  28. CanÓn says:

    no sé si hay un “grupo”, en realidad. alguien hizo la chamba (chambaza, hay que reconocerlo) de juntarlos a todos y ya. además, Totus, primero deberías leer el prólogo (para no hablar de “totus” los cuentos) antes de ponerlo en tela de juicio, no?

    por último, eso de “abandonar el Perú”, qué significa? la única manera de escrbir sobre el Perú no es hablar de cumbres, nevadas, ríos, quebradas, por si acaso.

    y si fueran “esteticistas” (medio despectivo sonó eso), cuál es el problema? qué, no pueden acaso?

  29. Anonymus says:

    Canon. Sobre lo qué se escribe es muy importante. Tiene que ver con el contenido. Algo muy serio esta ocurriendo en nuestro país. Los escritores m´s importantes escribían sobre el Perú: Arguedas, Vargas LLosa, Ribeyro, Bryce. Gutíerrez, Rivera Martinez, Reynoso, Colchado Lucio, etc. Ahora ya no se escribe sobre el Perú, el contenido no interesa. La novela de Luis Hernan Castañeda ocurre en Islandia. El caso de Edwin Chávez es más grave. Su libro de cuentos, trata sobre escritores que publicaron grandes libros en ese año, Joyce, Rilke, etc. pero resulta que Trilce, se publica también en 1922, pero Edwin no incluye un cuento sobre él. Es decir la realidad peruana exprofesamente. Si eso está ocurriendo debe formar parte de la reflexión de los que tomamos la literatura en serio. ¿Es que ya no existe literatura peruana? sólo literatura escrita por peruanas. Eludir nuestra realidad puede tener conecuencias importantes o es expresión de circunstancias graves en términos de nuestra identidad naional. Y en cuanto a ¨esteticista¨ese termino se usa en teoría desde hace más de un siglo, y e refiere a aquellos escritores que sólo les interesa el cómo se escribe y no sobre el qué se escribe. El Perú es más que quebradas,ríos y montañas. Enfrenta problemas como la violencia, la pobreza, la exclusión, problemas que la literatura no puede eludir si pretende ser buena literatura. ¿No le parece señor Cánon?

  30. Anonymous says:

    ¿La novela de Luis Hernán castañeda ocurre en islandia?

    Por lo visto, ese anónimo sólo ha leído el título…

  31. sofi says:

    “El caso de Edwin Chávez es el más grave”. Grave? Grave para quién? hay buenos y malos libros, buenos y malos cuentos. todo lo demás es sociología o “cutural studies”, causita, no literatura.

    por ejemplo, según tu miopía, que se vayan al cuerno los que escriben gótico o sci-fi… no, pues, eso no es “grave”. simplemente, es otra opción.

  32. Anonymus says:

    No creo que sea sociología. El fenónmeno es más complejo que algo simplemente de caracter sociológico. Lo que pasa en nuestra narrativa última no ha merecido aún un análisis importante. Por supuesto que no estoy condenando a los jóvenes escritores que los encuentro muy talentosos. No soy un comisario político y dogmático como los que abundan. Estoy planteando algo que nos preocupa. Desde hace un tiempo ya, “El viaje interior” de Thays. “Paris Portátil” de Garcia Falcón, mucho de lo que escribe Prochaska, ya no tienen al Perú como referente. El Perú no es su sujeto de preocupación literaria. ¿Qué significado tiene esto? ¿Qué lectura podemos hacer de esto? Esta perdida de contenido en favor de la forma, o del estilo es típico de las sociedades en profunda crisis. El escritor cierra los ojos ante la vida cotidiana, ante los problemas de sus contemporáneos, y su preocupación se limita a escribir lo más bellamente posible aunque no diga nada trascendente. Es el arte por el arte. Eso no sucedía en el Perú. Ha ocurrido en otras partes, pero no en el Perú. Ha empezado a ocurrir en nuestro país, el desentendimiento de la literatura de los grandes problemas nacionales, y no me estoy refiriendo a los problemás sociológicos. Vargas Llosa a escrito este domingo un artículo sobre el mismo tema, el mundo de la diversión se impone sobre lo realmente importante. No estoy satanizando a nadie. Estoy pidiendo que pensemos en común, en este espacio de blog anónimo. Que no le da fama a nadie. Con respecto a Edwin Chávez, al escrbir un libro sobre autores en el mundo que escribieron obras significativas en 1922, idea original, qué se puede pensar si no se incluye un relato sobre Trilce y Vallejo, que es también de 1922. Que en E. Chávez, hay el propósito premeditado de eludir la realidad peruana. Dije grave porque es el caso más flagrante ¿Esa decisión de ECH qué significado tiene? Que Edwin Chávez, Ivan Thays, Luis Hernan Castañeda, Garcia Falcón, etc. escriban bien, eso no está en duda, pero que sean buenos escritores, los mejores de su generación habría que reflexionar sobre esto con más detenimiento. De repente sí, la crítica tiene la palabra. O los mismos escritores.

  33. Nadie says:

    Señor anónimo. Detras de ese anónymus hay alguien que no es muy anónymus que digamos. Usted es un viejo escritor de aquellos que consideraban a la literatura como un elemento esencial para la salvación de la patria. Detrás mio, estimado amigo, no hay nadie, mejor dicho no soy nadie en la literatura. En mi calidad de don nadie le diré que la literatura no sirve para salvar al país. Me imagino que usted lee más libros de sociología que de literatura. Porque si usted tuviese una mínima cultura literaria, como la de un don nadie, que es un simple lector, sabría que las obras de Shakespeare no trascurren en Inglaterra sino en Dinamarca, que las aventuras de Gulliver pasan en Liliput, en el país de los enanos, que las novelas y cuentos del italiano Tabucchi, ocurren en Portugal y no en italia, y las del francés Stendhal en Italia, y la mayoría de las novelas norteamericanas no se escenifican en los Estados Unidos, Hemingway, Melville, Burrouhgs, Bowles, Malcom Lowry, y puedo seguir, escriben historias que no pasan en el país de origen de sus autores. Vargas Llosa escribe novelas que se dan en Brasil,en la República Domicana, sobre Paris escribe Bryce, Miller, Rilke, Vargas Llosa y García Falcón, etc. Bellatín escribe historias que pasan en Japón. Y hay escritores que escriben novelas que ocurren en la luna como Wells, o en China como Malraux, o en ninguna parte como Lewis Carroll, Kafka, o Thays. Todos son buenos literatos, toda es buena literatura señor Anónymus. Eluden la realidad. Si usted no lo sabe señor Anónymus todas las novelas eluden la realidad crean otra realidad. Lo que les interesa a estos autores es la universalidad de lo que escriben. Qué Edwin Chávez, no haya escrito sobre Vallejo y Trilce no lo descalifica, no se escribe por obligación, si a Chávez no le da la gana de escribir sobre Vallejo, eso no le descalifica como escritor. No se preocupe amigo ¨anónymus¨el Perú no se va a ir al demonio si la literatura no se ocupa de él. Se lo garantizo yo que soy un don nadie en la literatura. Ni siquiera don, soy nadie. Nada, no un eminente como usted.

  34. el Primo Levi says:

    Miren pues, lo que dice el Anonymous es realmente preocupante. El Perú está dejando no solo de ser un referente literario, sino incluso un referente culinario. Fíjense nomás cuantos KFC, cuántos McDonalds han abierto en Lima. Díganme en qué lugar del Perú no hay un chifa. La gente come cada vez menos quínua, oca, mashua, suri o patasca. Incluso los limeños de vieja cepa han dejado sus desayunos de pan con chicharrón para desayunar yogur light, croissants o pan pita. Es un síntoma, estimado Anonymus, es un síntoma importantísimo que hay que analizar. Yo mismo soy fanático del kam lu wantan acompañado de Coca Cola en lugar de sopa de chochoca con chicha de Jora…