Desde los Buenos Aires

 

Mochica, gastronomía y corredor

 

 

 

Por Carlos Germán Amézaga

 

En la esquina de Agüero y Corrientes, frente al antiguo mercado del Abasto, se encuentra el restaurante Mochica, uno de los más representativos entre los restaurantes peruanos de este emblemático barrio porteño. Su gerente, Elvis Aguirre, un joven y dinámico empresario trujillano,  nos cuenta, frente a un buen plato de arroz con mariscos, la historia de los inicios de este negocio, hace algunos años, cuando en esa cuadra de la calle Agüero se solía encontrar gente de mal vivir. Hoy, gracias a la presencia de emprendimientos como el suyo, casi todos regentados por peruanos inmigrantes en Argentina, el barrio ha recuperado un espacio de confluencia familiar.

En Buenos Aires, desde inicios de este siglo, los restaurantes peruanos se han convertido en un lugar común. Ya se habla entre los porteños de salir a comer “peruano”, como antes se decía “italiano”, “japonés” o “árabe”. Platillos como la causa, el cebiche, la papa a la huancaína o el lomo saltado (o salteado como lo llaman aquí) se han vuelto ya parte de la oferta culinaria de las cartas habituales de restaurantes que no son peruanos. En muchos casos, esto se debe a que cuentan con algún cocinero peruano entre sus empleados.

 

 

Lo cierto es que el “boom” de la gastronomía peruana también se ha instalado en lares porteños y, por esto, podemos encontrar desde los restaurantes más encumbrados, como Astrid y Gastón, Sipán, Osaka o La Rosa Náutica, hasta los más humildes huariques, en todos los cuales tenemos la posibilidad de disfrutar de las delicias gastronómicas de las tres regiones naturales del Perú. Un censo más o menos reciente nos señala la presencia de alrededor de 130 establecimientos de comida peruana entre la Capital Federal y el gran Buenos Aires.

Gracias a la presencia de restaurantes y comercios peruanos en la  zona del Abasto, en noviembre pasado se firmó un documento que reúne las voluntades de varias instituciones públicas y privadas, para la institucionalización del Corredor Peruano del Abasto, el mismo que será un espacio donde se podrán realizar diferentes actividades culturales, permitiendo así que se ponga en valor toda esa zona en la que destacan no sólo los lugares gastronómicos, sino también las artes plásticas, los monumentos históricos y la música, en especial, el tango.

Este tradicional barrio porteño se distingue porque allí estuvo afincado alguna vez el más grande mercado de abastos de la ciudad, de donde proviene  el nombre con el cual se le conoce, aunque ese gran mercado ya no exista y, en su lugar, se encuentre ahora uno de los más modernos centros comerciales de Buenos Aires. Pero no es solo eso, la tradición del barrio también está ligada al tango y a su más renombrada figura: Carlos Gardel, cuya casa es hoy día un museo que lleva su nombre y que rinde culto a la memoria del gran bardo porteño.

 

 

Como consecuencia de la firma del documento mencionado,  el 22 de junio pasado se inauguró la placa en la que la legislatura de la ciudad de Buenos Aires declara de interés cultural y turístico el Corredor Peruano, sobre la calle Agüero,  entre Valentín Gómez y el Pasaje Zelaya. Con ello se ha dado el primer paso para que este rincón de la ciudad en el que se confunden artistas, artesanos, músicos, galerías de arte, atelieres, centros culturales y museos, cuente también con un espacio reconocido y reconocible para los miles de peruanos que viven y transitan diariamente por él.

No quedará lejos, entonces, el día en que los peruanos residentes en Buenos Aires, y los mismos porteños, puedan tener un lugar inconfundible donde se pueda apreciar la cultura peruana a cabalidad, y donde este espacio pueda ser entendido por todos sus visitantes a la manera de los viejos barrios chinos, por ejemplo, que existen en las grandes ciudades del mundo. Ahora depende del esfuerzo conjunto de todas las voluntades que han llevado a cabo esto, y el de los propios peruanos, principales interesados, para que este sueño compartido se vaya haciendo cada vez más real. 

 

 

About webmaster

La Bitácora de El Hablador es una web de actualidad cultural y literaria que, desde el 2007, trabaja en base a una propuesta que busca la constante reflexión, discusión y debate entre los autores de los artículos y los lectores de los mismos. Este blog ha sido administrado, siempre desde una propuesta personal, por Francisco Ángeles y Juan Francisco Ugarte. Desde el 2011 hasta la actualidad, el administrador de la página es Lenin Pantoja Torres.
This entry was posted in Columnas. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>