Desde los Buenos Aires

 

Brigada, fútbol y poema

 

 

Por Carlos Germán Amézaga

 

La primera semana que llegué a Buenos Aires, luego de instalarme y de conocer el lugar donde iba a trabajar, empecé a preguntar dónde podría comer una buena porción de carne. La pregunta resultaba un poco ociosa en esta ciudad, cuyo principal atractivo gastronómico es precisamente la carne. Sin embargo, me aclararon que había algunos lugares que resultaban imprescindibles si uno quería disfrutar de un verdadero bife. Uno de ellos era La Brigada.

Este restaurante está enclavado en pleno San Telmo, el barrio bohemio por excelencia, donde las calles están repletas de tradición, antigüedades y melancolía. En la calle Estados Unidos, La Brigada nos sorprende desde la entrada pues, en sus dos pisos, tiene las paredes atiborradas de dibujos, afiches, banderines, fotografías, es decir, toda una parafernalia de objetos relacionados con el más popular de los deportes: el fútbol.

 

 

Uno puede disfrutar de su bife de chorizo y fritas contando las firmas que se encuentran en la camiseta de River o de Racing, que cuelgan al lado izquierdo; por la derecha, estará la foto de algún héroe Xeneixe, con su divisa azul y oro. Mientras se toma el tinto de rigor, acompañando la empanada o la provoleta, nos puede estar mirando Maradona desde su pedestal, y el postre Vigilante no sería igual sin la contemplación del balón con el que se jugó algún partido de la Copa del Mundo del 78.

Y es que, si uno vive –y se alimenta- en Argentina, tiene que tener en claro que el asado y el fútbol son dos elementos que conviven con uno. Nunca he visto tantas discusiones, sea en persona o en los múltiples programas que la televisión le dedica al balompié, en las que los protagonistas parece que dejaran su vida en cada argumento a favor o en contra de un penal mal cobrado, un jugador expulsado, un gol anulado o una derrota más o menos merecida.

Al parecer, el fútbol tiene que ver con todo: con el placer, con el dolor, con el amor, con la amistad, con el miedo, con la vida o con la muerte. Y todo tiene que ver con el fútbol, sin duda hasta la política, pues más de un dirigente de club profesional es también profesional de la política; y cuando de la selección albiceleste se trata, no hay ninguna duda, el fútbol se convierte en la forma más extrema del nacionalismo argentino.

 

 

Walter Saavedra, narrador deportivo, ha resumido lo que este deporte significa para los Argentinos en un largo poema, el cual tiene muchas versiones, aunque todas terminan en lo mismo. Acá va una de ellas:

Cómo vas a saber lo que es el amor si nunca te hiciste hincha de un club.
Cómo vas a saber lo que es el dolor si jamás el zaguero te rompió la tibia y el peroné y estuviste en una barrera y la pelota te pegó justo ahí.
Cómo vas a saber lo que es el placer si nunca diste una vuelta olímpica de visitante.
Cómo vas a saber lo que es el cariño si nunca la acariciaste de chanfle entrándole con el revés del pie para dejarla jadeando bajo la red.
Escuchame… cómo vas a saber lo que es la solidaridad si jamás saliste a dar la cara por un compañero golpeado desde atrás.
Cómo vas a saber lo que es la poesía si jamás tiraste una gambeta.
Cómo vas a saber lo que es la humillación si jamás te metieron un caño.
Cómo vas a saber lo que es la amistad si nunca devolviste una pared.
Cómo vas a saber lo que es el pánico, si nunca te sorprendieron mal parado en un contragolpe.
Cómo vas a saber lo que es morir un poco si jamás fuiste a buscar la pelota dentro del arco.
Decime viejo… cómo vas a saber lo que es la soledad si jamás te paraste bajo los tres palos a 12 pasos de uno que te quería fusilar y terminar con tus esperanzas.
Cómo vas a saber lo que es el barrio si nunca te tiraste a los pies de nadie para mandar una pelota sobre un lateral.
Cómo vas a saber lo que es el egoísmo si nunca hiciste una de más cuando tenías que dársela al 9 que estaba solo.
Cómo vas a saber lo que es el arte si nunca, pero nunca inventaste una rabona.
Cómo vas a saber lo que es la música si jamás cantaste en la popular.
Cómo vas a saber lo que es la injusticia si nunca te sacó tarjeta roja un referí localista.
Decime… cómo vas a saber lo que es el insomnio si jamás te fuiste al descenso.
Cómo vas a saber lo que es el odio si nunca hiciste un gol en contra.
Cómo vas a saber, querido amigo, cómo vas a saber lo que es la vida si nunca jamás jugaste al fútbol.
 

Así es el fútbol por estos lares, se consume, igual que los bifes, con pasión desenfrenada, como que en ello se nos va la vida. 

 

About webmaster

La Bitácora de El Hablador es una web de actualidad cultural y literaria que, desde el 2007, trabaja en base a una propuesta que busca la constante reflexión, discusión y debate entre los autores de los artículos y los lectores de los mismos. Este blog ha sido administrado, siempre desde una propuesta personal, por Francisco Ángeles y Juan Francisco Ugarte. Desde el 2011 hasta la actualidad, el administrador de la página es Lenin Pantoja Torres.
This entry was posted in Columnas. Bookmark the permalink.

4 Responses to Desde los Buenos Aires

  1. CR7 says:

    bien, maestro, hace tiempo que esperaba su prosa recontra feeling

  2. desde el sky says:

    señor amézaga, escriba algo sobre los nuevos narradores argentinos o entreviste a alguno que encuentre en buenos aires, acerque esos escritores a nuestro medio para ver si la gente de perú aprende a escribir mejor

  3. rbd sin causa says:

    qué maestro! gracias por compartir esta columna, maestro.

  4. A says:

    Qué buena! Es cierto lo del futbol…lo malo es que en Perú solo se juega fulbito…

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>