Segregación N° 1

 

Habla el pueblo, mi hermano 

 

 

 

 Por Francisco Izquierdo-Quea

 

 

 

Es cierto, Ricardo, la bailarina Leysi Suárez posó desnuda sobre la bandera del Perú y sobre un caballo.

Y el ministro de Defensa, Austero Flores-Aráoz, le ha iniciado un juicio por haber ofendido a los símbolos patrios.

¿Qué pasaría si el próximo 28 de Julio me envuelvo los testículos con la bandera delante de mis compatriotas?

Interesante esa versión que señala el accionar del ministro Flores como una cortina de humo que busca tapar las últimas fechorías de los apristas y algunos congresistas peruanos. Podría apostar que esos pajeros ya se levantaron a Leysi. ¿Cuántos dólares serán de inversión?

Don Austero, no me jodas, ministro de la cagada. ¿Respetar a los símbolos patrios? Primero comiencen a respetar los derechos humanos, a las mujeres, a los niños, preocúpense por eliminar la corrupción, especialmente dentro de la política peruana. Bien, Leysi. A mí me llega al reverendo pincho si se sienta calata encima de la bandera. ¿Cómo voy a apoyar al ministro en eso de demandar a una mujer que tiene un culo relindo?

O sea, hasta las huevas, señor ministro.

Imbéciles de mierda. ¿Ustedes creen todo lo que la prensa dice?

Don Austero, voy a comenzar a confiar en aquellos que lo sindican como un pervertido. A aquellos que dicen que cuando usted va al extranjero les pide a los militares que le indiquen los points tres equis para que los visite. A aquellos que dicen que pide chibolas por delivery al Scarlet, Nené, Emanuelle y otros night clubs.

Aparte de un culo bonito, Leysi debe tener un peluchón listo para el combate. ¿Ustedes creen que me pueda meter una buena movida?

Es vox populi que los militares del Ministerio de Defensa se ríen en la cara de don Austero y que no lo respetan.

Tengo que decir dos cosas. La primera es para ti, Ricardo: Que eres un huevón y que tu programa es el más amarillista de la televisión peruana. La segunda es para el público: ¡Dejen de hablar cojudeces y pónganse a trabajar, jeropas!

Leysi, la bandera peruana nunca se vio mejor.

Me voy a tomar una foto calato con la bandera y la mandaré al Congreso de regalo.

Ministro inútil. En lugar de comprar armamento para la próxima guerra con Chile te pones a inventarle juicios a una pobre tipa descocada.

En mi opinión, está rica la flaca, Ricardo. Me gustaría conocerla en persona para llevarla al lado más oscuro.

Yo no tengo la culpa de haber nacido en un país lleno de hipócritas, Ricardo. Con gusto renunciaría a la nacionalidad peruana, pero antes de hacerlo me limpiaría el culo con la bandera, los símbolos patrios y con la cara de todos los farsantes arrechos que bien que se ponen al palo cuando ven a Leysi.

Les dije, les dije, mierda. Si votaban por Alan la corrupción volvía. Ahora jódanse, futres malditos. ¡Anarquía!

Leysi, preciosa, te queda relindo la bandera.

Porque ¿qué ofensa hay que roce su vagina contra la bandera peruana? ¿Todos venimos de una vagina o no, carajo? Todos venimos del semen, la pinga y la vagina. ¿Qué falta de respeto hay en eso? Todos hemos nacido y sacado la cabeza por primera vez al mundo por una vagina. Además, qué tanta huevada: me limpio el culo con la bandera del Perú. A ver, métanme a la cárcel.

Amo al Perú. Lo amo pero viendo a estos políticos considero que hay cosas más importantes por discutir que hablar de sus peripecias, de la bandera y de una vedette. Más bien esos políticos son los que deberían ir a la cárcel por robarle al país.

Yo no sé nada de la señorita Leysi Suárez. No consumo basura. Toda mi vida he sido así. Siempre me he centrado en mis proyectos personales. Me gusta leer libros. Me gusta sostener una conversación inteligente, alturada.

Leysi, estamos contigo. Tal vez te pasaste un poquito, pero quedó bravaza tu foto.

Carajo, porque una cosa es llevar una escarapela y otra usar la bandera como calzoncillo.

¡Viva Leysi, viva el APRA!

¡Cien kilos de arroz a quien me traiga a su abuela en chimpunes!

Soy peruano y no siento ningún orgullo por un país miserable, pobre, hambriento e hipócrita. Hay mucha más belleza y orgullo en una hembrita culona que en un país recagado.

Leysi, si lo que en verdad quieres es fama, solo la tendrás cuando te animes a hacer una porno. ¡Pero, maldita sea, con nuestra bandera no!

Contundente la chola, carajo.

Ricardo, seamos conscientes: Si esto hubiera pasado con la bandera chilena, a la rica de Leysi ya la hubieran fusilado.

Saludos para mi mamá que me da mi kuáker.

Observen bien la foto, ese escudo no es el del Perú. Hay gato encerrado. ¡Revísenlo!

En vez de andar hablando de Leysi y de los políticos peruanos, mejor hay que darle vuelta al caballo.

No jodan pues, la bandera está bien respetada, carajo. Los políticos como Austero Flores-Aráoz son los que pisan la bandera a diario. Muy buena foto, mierda. ¡Viva la bandera y Leysi! ¡Viva el Perú!

Soy yo otra vez. Como les comentaba, me relimpio el culo con la bandera y todos los políticos peruanos, incluido Alan García. ¡Sarta de rateros!

Hay héroes como Alfonso Ugarte y Miguel Grau que murieron para que no mancillen la bandera peruana y ahora una tipa le pone la vagina y el trasero encima. Qué deprimente, ¿no?

Leysi era una de mis preferidas, pero desde que se le vio haciendo su colita para ingresar a la cárcel a poner al día a los delincuentes ya no pasa nada, a no ser que me haga un mamey. ¿Cuánto le cobraría a Turbo?

A mí me gusta el congreso peruano porque al menos me entretiene; y también me gustan las calatas, como a cualquier hombre, aunque debieron pensarlo mejor antes de hacer esas fotos.

Ociosos de mierda, ustedes sí que están bien enterados de la farándula limeña. Yo no sé si Turbo sea narco o no porque sinceramente eso no me interesa. Ahora, Leysi es una flaca simpática y punto. Y para los que creen que una bandera representa a una nacionalidad les digo que ya quemaron cerebro hace tiempo.

Bueno, Leysi la cagó por posar desnuda sobre la bandera. Tal vez lo hizo sin mala intención, tal vez su limitado cerebro no alcanzó a medir la consecuencia mediática.

Un saludo para mi viejito que está en el pabellón ocho de Luri.

Putamadre, cómo va a hacer eso, no se pasen. Y todavía tratándose de una amante de narcos. Es como si yo me sacara el pajarito y lo pusiera sobre el escudo nacional.

No sean pendejos, Leysi no nos ofende, no pues, no jodan, se arañan por una foto cuando los políticos se la llevan en paila y se cagan en nuestros símbolos patrios y encima de todos los peruanos. ¡Prefiero a Leysi calata! 

Ricardo, llegué a mi casa hace una hora, puse la tele y gracias a tu programa me he enterado de toda esta cojudez. Ahora sí creo que vamos para adelante. 

 

About webmaster

La Bitácora de El Hablador es una web de actualidad cultural y literaria que, desde el 2007, trabaja en base a una propuesta que busca la constante reflexión, discusión y debate entre los autores de los artículos y los lectores de los mismos. Este blog ha sido administrado, siempre desde una propuesta personal, por Francisco Ángeles y Juan Francisco Ugarte. Desde el 2011 hasta la actualidad, el administrador de la página es Lenin Pantoja Torres.
This entry was posted in Publicaciones. Bookmark the permalink.

2 Responses to Segregación N° 1

  1. lalita says:

    nice nice nice!!!

  2. santiago says:

    PEOR es lo que dijo Antero (Austero) de la consulta sobre el TLC (¿Le vas a preguntar a las llamas y a las vicuñas?) que figura hasta en la Wikipedia. ¿Y sabes qué, Leysi? Por mí puedes colocarte una escarapela en cada pezón. Se te vería hermosa.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>