Desde los Buenos Aires

 

Luna Park, Maravilla y Toño

 

 

 

Por Carlos Germán Amézaga

 

El coliseo Luna Park de Buenos Aires se levanta al inicio de la avenida Corrientes, frente al barrio de Puerto Madero. Desde su fundación en 1931, por sus escenarios han pasado algunas de las más importantes figuras de la música y el deporte mundiales. Allí también se han realizado otros eventos significativos como, por ejemplo, el matrimonio de Diego Armando Maradona o el funeral de Carlos Gardel. Es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad, se le compara con el mítico Madison Square Garden de Nueva York.   

 

 

Hay un nombre que está asociado íntimamente a este lugar, es el de Tito Lectoure, legendario empresario argentino de boxeo. Es que el Luna Park alcanzó fama mundial gracias quizás a las grandes peleas que se libraron en su interior, en las que Lectoure mantuvo el protagonismo. Nombres como los de Carlos Monzón, Nicolino Locche, Pascual Pérez u Oscar “Ringo” Bonavena, figuras estelares del boxeo rioplatense, desfilaron por allí y llenaron las instalaciones por completo durante sus encuentros con boxeadores de todas las latitudes.

En la década del 70 y principios de los 80 solamente había 2 entidades mundiales de boxeo, la AMB y el CMB, y bastante menos categorías de las que hay ahora. Recuerdo  aquellos combates entre los grandes boxeadores de ese entonces. Entre los pesados: Muhammad Alí  (Cassius Clay), Joe Frazier, Ken Norton, Oscar “Ringo” Bonavena; y, en otras categorías, algunos como Carlos Monzón, Sugar “Ray” Leonard, “Mantequilla” Nápoles, “Mano de Piedra” Durán, entre tantos otros.

Aquellas vibrantes peleas nos mantenían en vilo desde los días anteriores, y a la hora del combate, todos frente al televisor (en blanco y negro), festejábamos la picardía e inteligencia de Alí, la contundencia de Frazier, los demoledores jabs de Monzón o la bravura de “Mantequilla” Nápoles. Los que vivimos en aquella época seguramente tendremos aun presente aquella épica pelea en Kinhasa, en el entonces Zaire, el año 1974, cuando Muhammad Alí derrotó por KO a George Foreman y recuperó el título mundial de los pesados que había perdido ante Joe Frazier en 1971.

 

Sergio “Maravilla” Martínez

 

Esta época estelar del boxeo mundial se fue desfigurando poco a poco pues las entidades rectoras de este deporte se multiplicaron y llegaron a haber hasta 5 entidades distintas, con otros tantos campeones por categoría, las cuales, a su vez, aumentaron a casi el doble de las que existían anteriormente. Es decir, ya en los noventa se daba la situación de que había casi tantos “campeones mundiales” como boxeadores y cualquiera podía obtener uno de esos títulos, lo cual rebajó completamente el nivel de los combates y la gran expectación que ellos ocasionaban en la época de apogeo.

Hacía muchos años que había perdido la afición por este deporte y, la verdad, había dejado de seguir y conocer a las estrellas actuales del mismo. Hasta que hace algunas noches vi el combate del argentino  Sergio “Maravilla” Martínez con el mexicano Julio César Chávez Jr. Fue un poco como volver al pasado, por la entrega y valentía de ambos boxeadores, porque no se rindieron en ningún momento, porque si bien “Maravilla” iba ganando por puntos, en el último round cayó y pudo levantarse con las justas para seguir luchando y mantener el tipo hasta el final y ganar el título mundial. Una pelea como las de antes, que nos hacen tener fe otra vez en el boxeo.

 

Toño

 

Antonio Cisneros se fue, un sábado temprano, de madrugada. Luchó también hasta el final, pero la enfermedad pudo más que él.  Lo recordaré como el gran conversador que siempre fue, en su oficina o en el patio del Centro Cultural Inca Garcilaso; en Santiago, cuando estuvimos en la Feria del Libro de 2006; en Buenos Aires, en el Encuentro de Poesía Argentino-Peruano (llegamos a ver en un bar la semifinal de Holanda y Uruguay del Mundial de Sudáfrica). Tuve la suerte de poder llegar a él y que me considerara un amigo. Nos deja una extensa obra y algunos poemas como este:

 

“Muchos escritores tiene que dedicarse a la enseñanza” 

Años ya que estoy en este oficio: tomar la vaca entera (o

sus indicios / su representación),

mostrarla, señalar sus veinte partes, nombrar como en un

                mapa lo que habrá de caer bajo el cuchillo,

hacerlo repetir, repetir, explicar que esas no son las partes

                de la vaca: las partes de la vaca para el caso a tratar, que

                no se trata

de un problema de carne o de pellejo sino de anatomía. Un

                problema de carne y no de amor me tiene con la tiza /

el  cuchillo / la vaca / la pizarra, “así me gano el pan”

                -mis excusas amables como un vaso de leche, tan

                mansas como un par de huevos fritos-.

 

Así no pertenezco al sindicato, ni frecuento el hotel de

                carniceros después de la jornada.

Pero eso no me salva, años ha que estoy en el oficio:

repiten y repito, repiten –y repito-.

Mi nombre, mi apellido, a ver si me contesto desde el

                público, del fondo de una silla, mas no hay grillo ni

                hormiga que resuenen,

se han ido para siempre con los nombres de otra generación:

                plomeros ya, arquitectos, ya muertos, mercaderes ya

                gente del oficio.

Oh excusas más domésticas que un padre, más que un hijo:

                un idioma extranjero entre los dos

(sin método ni libro). Dos cuartos con una sola puerta,

sellada, remachada. Hasta que el agua y la tierra se

confundan como dicen que ha sido alguna vez.

 

Q.E.P.D. 

 

 

About webmaster

La Bitácora de El Hablador es una web de actualidad cultural y literaria que, desde el 2007, trabaja en base a una propuesta que busca la constante reflexión, discusión y debate entre los autores de los artículos y los lectores de los mismos. Este blog ha sido administrado, siempre desde una propuesta personal, por Francisco Ángeles y Juan Francisco Ugarte. Desde el 2011 hasta la actualidad, el administrador de la página es Lenin Pantoja Torres.
This entry was posted in Columnas. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>