Nº 20
revista virtual de literatura
 
Siguenos en:
 
 
 
Contacto Quiénes somos Colaboraciones Legal Enlaces Buscador Primer Hablador
 
 
creación
 
Carlos Drummond de Andrade y Manuel Bandeira
 


Dos voces: Carlos Drummond de Andrade y Manuel Bandeira

No está de más decir que la traducción es una traición ya que no puede trasladar la riqueza, el tacto de una voz a otra. A pesar de la cercanía con la lengua portuguesa, nuestro idioma es otro continente y si en algunos casos la traducción solo parece un trasvase, la cuestión de la traducción atiende a una decisión de tomar o dejar para el que lleva a cabo esta transformación.

No totalmente satisfechos con nuestro trabajo, nos permitimos dejar que poemas de Bandeira y Drummond suenen en nuestros labios como nuestros ya que si perdemos algo, algo ha sido iluminado por nuestras decisiones. No solo se escogieron palabras sino también poemas, poemas que nos gustan y que, a nuestro parecer, muestran algo de los libros de los que salieron y del talante general de estos poetas. Valga mencionar que de entre varios bates brasileños son, estos dos, elección también de nuestro placer. Sin embargo y para que no se nos crea caprichosos, diremos algo al respecto.

Manuel Bandeira nació en el siglo XIX, cuando Brasil era espacio fecundo del parnasianismo literario. Sufrió de una enfermedad recurrente en escritores que le duro hasta la muerte y que le daba y le da a su poesía aquel tono irónico y a veces colérico: la tuberculosis le acompañó y le aportó a su creación piezas memorables. Bandeira es importante para el Modernismo brasileño porque a sus 36 años, lejos de la Generación del 22, significó para ellos el ejemplo de cambio para el cansado lenguaje preciosista de sus poetas inmediatamente anteriores… parnasianos dicho sea de paso. El autor de Libertinagem es el tránsito y el impulso que permitió a los jóvenes inquietos del Brasil caminar firmemente sobre su nuevo horizonte poético.

El caso de Drummond de Andrade con el Modernismo corresponde a su pertenencia generacional a los del 22. Sin embargo, en 1962, veinte años después de aquel giro literario, admitirá, poniendo en debate la influencia de Bandeira sobre el movimiento, que su Semana de Arte se dio al leer un poema del autor de A cinza das horas. De ahí la relación de los autores y el reconocimiento de las transformaciones acaecidas en su contexto. Y Drummond con su poesía, si vale el término, esencial, manifiesta claramente en sus versos la liberación del ornamento y el impacto de las palabras en la vida silente del poeta para recién poder llegar a ser poema con derecho total. El poeta de Minas encarna, junto a João Cabral de Melo Neto,  la exigencia, el rigor milimétrico de la actividad poética.

Si bien el placer nos movió a la traducción, hemos querido en los poemas de Bandeira presentar un resumen de su poética empezando por su ternura amorosa con el duro reconocimiento de lo imposible. Lo gracioso y lo femenino no queda fuera de nuestro interés y del poeta, al menos del poemario del que extraemos las piezas, que consigue darnos luz sobre cuestiones como el racismo y la creencia religiosa. No podíamos dejar de lado un poema como Vou-me embora para Pasárgada que resume la creencia y el anhelo de Bandeira. Un reto porque siempre se deja algo de su profundo significado. Se puede consultar la traducción poética de Washington Delgado del mismo poema en una serie de las décadas del 70 y 80 llamada tierra brasileña.

En el caso de Drummond  quisimos ser amplios, menos específicos con los poemas más claramente sociales de su libro A rosa do povo. Por ende, los poemas giran en torno al malestar humano del miedo y su inacabable espiral, la cuestión de la existencia y la responsabilidad de vivir a pesar de su fugaz condición. Quizá el más social de los  poemas es el final, pero Drummond sabe muy bien ir más allá de las convenciones y localiza el fenómeno artístico en medio del poderío capitalista y su terco nacer constante en el mundo.

     

Carlos Drummond de Andrade

O MEDO
A Antonio Cándido

“Porque há para todos nós un problema sério…
Este problema é o do medo.”
ANTONIO CÁNDIDO, Plataforma de uma geração.

 

Em verdade temos medo.
Nascemos escuro.
As exitências são poucas:
Carteiro, ditador, soldado.
Nosso destino, incompleto.

E fomos educados para o medo.
Cheiramos flores de medo.
Vestimos panos de medo.
De medo, vermelhos rios
vadeamos.

Somos apenas uns homens
e a natureza traiu-nos.
Há as árvores, as fábricas,
doenças galopantes, fomes.

Refugiamo-nos no amor,
este célebre sentimento,
e o amor faltou: chovia,
ventava, fazia frio em São Paulo.
Fazia frio em São Paulo...
Nevava.
O medo, com sua capa,
nos dissimula e nos berça.

Fiquei com medo de ti,
meu companheiro moreno.
De  nós, de vós; e de tudo.
Estou com medo da honra.

Assim nos criam burgueses.
Nosso caminho: traçado.
Por que morrer em conjunto?
E se todos nós vivêssemos?

Vem, harmonia do medo,
vem, ó terror das estradas,
susto da noite, receio
de águas poluídas. Muletas

do homem só. Ajudai-nos,
lentos poderes do láudano.
Até a canção medrosa
se parte , se transe e cala-se.

Faremos casas de medo,
duros tijolos de medo,
medrosos caules, repuxos,
ruas só de medo e calma.

E com assas de prudência,
com resplendores covardes,
atingiremos o cimo
de nossa cauta subida.

O medo, com sua física,
tanto produz: carcereiros,
edifícios, escritores,
este poema; outra vidas.

Tenhamos o maior pavor.
Os mais velhos compreendem.
O medo cristalizou-os.
Estátuas sábias, adeus.

Adeus: vamos para a frente,
recuando de olhos acesos.
Nossos filhos tão felizes...
Fiéis herdeiros do medo,

eles povoam a cidade.
Depois da cidade, o mundo.
Depois do mundo, as estrelas,
dançando o baile do medo.

EL MIEDO
A Antonio Cándido

“Porque há para todos nós un problema sério…
Este problema é o do medo.”
ANTONIO CÁNDIDO, Plataforma de uma geração.

[“Porque hay para todos nosotros un problema serio...
Este problema es el del miedo”]

En verdad, tenemos miedo.
Nacemos oscuros.
Las existencias, son pocas:
Cartero, dictador, soldado.
Nuestro destino incompleto.

Y fuimos educados para el miedo.
Olemos flores de miedo.
Vestimos paños de miedo.
De miedo, rojos ríos
vadeamos.

Somos apenas unos hombres
y la naturaleza nos trajo.
Hay árboles, fábricas,
dolencias galopantes, hambres.
Nos refugiamos en el amor,
este célebre sentimiento,
Y el amor faltó: llovía,
hacía viento, hacía frío en São Paulo.

Hacía frío en São Paulo…
Nevava.
El miedo con su capa,
nos esconde y nos mece.

Quedé con miedo de ti,
compañero moreno.
De nosotros, de ustedes; y de todo.
Tengo miedo de la honra.

Así nos crían burgueses.
Nuestro camino: trazado.
¿Por qué morir en conjunto?
¿Y si todos viviésemos?

Ven, harmonía del miedo,
ven, oh terror de las estaciones,
susto de la noche, recelo
de aguas contaminadas. Muletas

del hombre solo. Ayúdanos,
lentos poderes del láudano.
Hasta la canción, miedosa,
se quiebra, se anonada y se calla.

Haremos casas de miedo,
duros ladrillos de miedo,
temerosos tallos, tirones,
calles solo de miedo y calma.

Y con alas de prudencia,
con resplandores cobardes,
alcanzaremos la cima
de nuestra cauta subida.

El miedo, con su física,
produce tanto: carceleros,
edificios, escritores,
este poema; otras vidas.

Tengamos el mayor miedo.
Los más viejos entienden.
El miedo los cristalizó.
Estatuas sabias, adiós.

Adiós: vamos al frente,
retrocediendo con los ojos encendidos.
Nuestros hijos, tan felices…
Fieles herederos del miedo,

Ellos pueblan la ciudad.
Después de la ciudad, el mundo.
Después del mundo, las estrellas,
danzando el baile del miedo.

PASSAGEM DA NOITE

É noite. Sinto que é noite
não porque a sombra descesse
(bem me importa a face negra)
mas porque dentro de mim,
no fundo de mim, o grito
se calou, fez-se desânimo.
Sinto que nós somos noite,
que palpitamos no escuro
e em noite nos dissolvemos.
Sinto que é noite no vento,
noite nas águas, na pedra.
E que adianta uma lâmpada?
E que adianta uma voz?
É noite no meu amigo.
E noite no submarino.
É noite na roça grande.
É noite, não é morte, é noite
de sono espesso e sem praia.
Não é de dor nem paz, enoite,
é perfeitamente a noite.

Mas salve, olhar alegria!
E salve, dia que surge!
Os corpos saltam do sono,
o mundo se recompõe.
Que gozo na bicicleta!
Existir seja como for.
A fraterna entrega do pão.
Amar: mesmo nas canções.
De novo andar: as distâncias,
as cores, posse das ruas.
Tudo o que à noite perdemos
se nos confia outra vez.
Obrigado, coisas fiéis!
Saber que ainda há florestas,
Sinos, palavras; que a terra
prossegue seu giro, e o tempo
não murchou; não nos diluímos.
Chupar o gosto do dia!
Clara manha, obrigado,

o essencial é viver!

PASAJE DE LA NOCHE

Es de noche. Siento que es de noche,
no porque la sombra desciende
(mucho me importa la su faz negra)
sino porque dentro de mí,
en el fondo de mí,
el grito se calló, se hizo desánimo.
Siento que somos noche,
que palpitamos en lo oscuro
y en la noche nos disolvemos.
Siento que es de noche en el viento,
Noche en las aguas, noche en la piedra,
¿Y de qué sirve una lámpara?
¿Y de qué sirve una voz?
Es de noche en mi amigo.
Es de noche en lo submarino.
Es de noche en la gran siega.
És de noche, no es muerte, es noche,
Es perfectamente de noche.

¡Pero salve, mirar de alegría!
¡Y salve, día que surge!
Los cuerpos saltan del sueño,
el mundo se recompone.
¡Qué gozo en la bicicleta!
Existir: sea como fuera.
La fraterna entrega del pan.
Amar: hasta en las canciones.
Andar de nuevo: las distancias,
los colores, posesión de las calles.
Todo lo que perdemos en la noche
se nos confía otra vez.
¡Gracias cosas fieles!
Saber que aún hay bosques,
Signos, palabras;
que la tierra sigue girando, y el tiempo
no se marchito; que no nos diluimos.
¡Sorber el gusto del día!
¡Clara mañana, gracias,
Lo esencial es vivir!

ONTEM

Até hoje perplexo
ante o que murchou
e nao eran pétalas.

De cómo ese banco
nao reteve a forma,
cor ou lembrança.

Nem esta árvore
balança o galho
que balançava.

Tudo foi breve
E definitivo.
Eis está gravado

não no ar, em mim,
que por minha vez
escrevo, dissipo.

AYER

Hasta hoy, perplejo
ante lo que se marchitó
sin ser pétalo.

De cómo este banco
no retuvo su forma
color o recuerdo.

Ni este árbol
mece el gajo
que mecía.

Todo fue breve
y definitivo.
Helo gravado,

no en el aire, sino en mí,
que a una
escribo, disipo.

A FLOR E A NÁUSEA

Preso à minha classe e a algumas roupas,
vou de branco pela rua cinzenta.
Melancolias, mercadorias espreitam-me.
¿Devo seguir até o enjôo?
¿Posso, sem armas, revoltar-me?

Olhos sujos no relógio da torre:
Não, o tempo não chegou de completa justiça.
O tempo é ainda de fezes, maus poemas, alucinações e espera.
O tempo pobre, o poeta pobre
fundem-se no mesmo impasse.

Em vão me tento explicar, os muros são surdos.
Sob a pele das palavras há cifras e códigos.
O sol consola os doentes  e não os renova.
As coisas. Que tristes são as coisas, consideradas sem ênfase.

Vomitar esse tédio sobre a cidade.
Quarenta anos e nenhum problema
resolvido,  sequer colocado.
Nenhuma carta escrita  nem recebida.
Todos os homens voltam para a casa.
Estão menos livres mas levam jornais
e soletram o mundo, sabendo que o perdem.

Crimes da terra, ¿como perdoá-los?
Tomei parte em muitos, outros escondi.
Alguns achei belos, foram publicados.
Crimes suaves, que ajudam a viver.
Ração diária de erro, distribuída em casa.
Os ferozes padeiros do mal.
Os ferozes leiteiros do mal.

Pôr fogo em tudo, inclusive em mim.
Ao menino de 1918 chamavam anarquista.
Porém meu ódio é o melhor de mim.
Com ele me salvo
e dou a poucos uma esperança mínima.

¡Uma flor nasceu na rua!

Passem de longe, bondes, ônibus, rio de aço do tráfego.
Uma flor ainda desbotada
ilude a polícia, rompe o asfalto.
Façam completo silêncio, paralisem os negócios,
Garanto que uma flor nasceu.

Sua cor não se percebe.
Suas pétalas não se abrem.
Seu nome não está nos livros.
É feia. Mas é realmente uma flor.

Sento-me no chão da capital do país às cinco horas da tarde
E lentamente passo a Mao nessa forma insegura.
Do lado das montanhas, nuvens maciças avolumam-se.
Pequenos pontos brancos movem-se no mar, galinhas em pânico.
É feia. Mas é uma flor. Furou o asfalto, o tédio, o nojo e o ódio.

LA FLOR Y LA NÁUSEA

Preso a mi clase y a algunas ropas,
voy de blanco por las calle cenicienta.
Melancolías, mercaderías me acechan.
¿Debo seguir hasta el tedio?
¿Puedo, sin armas, revelarme?

Ojos sucios en el reloj de la torre:
No, el tiempo no llegó con justicia entera.
El tiempo es más bien de heces, malos poemas, alucinaciones y espera.
El tiempo es pobre, el poeta pobre
se funden en el mismo impase.

En vano intento explicarme, los muros son sordos.
Sobre la piel de las palabras hay cifras y  códigos.
El sol consuela a los enfermos y no los renueva.
Las cosas. Qué tristes son las cosas, consideradas sin énfasis.

Vomitar ese tedio sobre la ciudad.
Cuarenta años y ningún problema
resuelto, siquiera planteado.
Ninguna carta escrita ni recibida.
Todos los hombres vuelven para casa.
Están menos libres mas llevan periódicos
y deletrean el mundo, sabiendo que lo pierden.

Crímenes de la tierra, ¿Cómo perdonarlos?
Tome parte en muchos, otros escondí.
Algunos encontré bellos, fueron publicados.
Crímenes suaves que ayudan a vivir.
Ración diaria de error distribuida en casa.
Los feroces panaderos del mal.
Los feroces lecheros del mal.

Poner fuego en todo, incluso en mí.
Al niño de 1918 que llamaban anarquista.
Pero mi odio es lo mejor de mí.
Con él me salvo
y doy a pocos una esperanza mínima.

¡Una flor nació en la calle!
Pasen de largo, tranvías, ómnibus, río de acero del tráfico.
Una flor aún pálida
Elude a la policía, rompe el asfalto.
Hagan completo silencio, paralicen los negocios,
garantizo que una flor nació.

Su color no se percibe.
Sus pétalos no se abren.
Su nombre no está en los libros.
Es fea. Mas es realmente una flor.

Me siento en el piso de la capital del país a las cinco horas de la tarde.
y lentamente paso la mano en esa forma insegura.
Por las montañas, nubes macizas se agolpan.
Pequeños puntos blancos se mueven en el mar, gallinas en pánico.
Es fea. Mas es una flor. Perforó el asfalto, el tedio, el asco y el odio.

(Poemas extraídos de A rosa do povo, La rosa Del pueblo)

 
 
Manuel Bandeira

O IMPOSSÍVEL CARINHO

Escuta, eu não quero contar-te o meu desejo
Quero apenas conter-te a minha ternura
Ah se em troca de tanta felicidade que me dás
Eu te pudesse repor
-Eu soubesse repor-
No coração despedaçado
¡As mais puras alegrias de tua infância!

EL IMPOSIBLE CARIÑO

Escucha, no quiero contarte mi deseo
Quiero apena contarte mi ternura
Ah si a cambio de tanta felicidad que me das
Te pudiese devolver
-Yo supiera devolver-
En tu corazón despedazado
¡Las más puras alegrías de tu infancia!
(Poema de Libertinagem, Libertinage)

IRENE NO CÉU

Irene preta
Irene boa
Irene sempre de bom humor.

Imagino Irene entrando no céu:
-Licença, meu branco!
E São Pedro bonachão:
- Entra, Irene. Você não precisa pedir licença.

IRENE EN EL CIELO

Irene negra
Irene buena
Irene siempre de buen humor.

Imagino a Irene entrando en el cielo:
- ¡Con permiso, blanquito!
Y San Pedro bonachón:
- Entra Irene. Tú no necesitas pedir permiso.

VOU-ME EMBORA PRA PASÁRGADA

Vou-me embora pra Pasárgada
Lá sou amigo do rei
Lá tenho a mulher que eu quero
Na cama que eu escolherei
Vou-me embora pra Pasárgada

Vou-me embora pra Pasárgada
Aqui eu não sou feliz
Lá a existência é uma aventura
De tal modo inconseqüente
Que Joana a Louca de Espanha
Rainha e falsa demente
Vem a ser contraparente
Da nora que nunca tive

E como farei ginástica
Andarei de bicicleta
Montarei em burro brabo
Subirei no pau-de-sebo
Tomarei banhos de mar!
E quando estiver cansado
Deito na beira do rio
Mando chamar a mãe-d’água
Pra me contar as histórias
Que no tempo de eu menino
Roa vinha me contar
Vou-me embora pra Pasárgada

Em Pasárgada tem tudo
É outra civilização
Tem um proceso seguro
De impedri a concepção
Tem telefone automático
Tem alcalóide à vontade
Tem prostitutas bonitas
Para a gente namorar

E quando eu estiver mais triste
Mas triste de não ter jeito
Quando de noite me der
Vontade de me matar
-Lá sou amigo do rei
Terei a mulher que eu             quero-
Na cama que escolherei
Veo-me embora pra Pasárgada

ME VOY AUNQUE A PASÁRGADA(1)

Me voy aunque a Pasárgada
Allá soy amigo del rey
Allá tengo la mujer que yo quiero
En la cama que escoja
Me voy aunque a Pasárgada

Me voy aunque a Pasárgada
Aquí no soy feliz
Allá la existencia es una aventura
De un modo tan inconcebible
Que Juana la Loca de España
Reina y falsa demente
Viene a ser pariente lejana
De la nuera que nunca tuve

Y cómo haré ejercicios
Manejaré bicicleta
Montaré en burro bravo
Subiré el Palo de sebo(2)
Me bañaré en el mar
Y si estuviera cansado
Acostado en la orillas del río
Mando llamar a la Madre del agua
Para que me cuente las historias
Que en el tiempo de mi niñez
Rosa venia a contarme
Me voy aunque a Pasárgada
En Pasárgada tienen todo
És otra civilización
Tienen una manera segura
De impedir la concepción
Tienen teléfono automático
Tienen alcaloides al antojo
Tienen prostitutas bonitas
Para enamorar a la gente

Y si me encontrase más triste
Pero triste de no tener manera
Cuando en la noche me dieran
Ganas de matarme
-Allá soy amigo del rey-
Tendré la mujer que yo quiero
En la cama que escogeré
Me voy aunque a Pasárgada

____________
1 Ciudad fundada por Ciro II el Grande y  que Bandeira toma como referente de espacio fantástico y libre de sufrimientos.l
2 Juego en el que se embadurna grasa a un palo y los jóvenes, de preferencia, intentan subir para alcanzar un premio.
 
 
© César Augusto López Núñez, 2012
 
César Augusto López Núñez (Callao - Perú, 1986). Bachiller en Literatura por la UNMSM. Ha participado en distintos recitales y colaborado en revistas del medio con su poesía, además de ser ponente en distintos congresos sobre literatura organizados por su casa de estudios.
 
 
El Hablador 2003-2012 © Todos los derechos reservados | ISSN: 1729-1763