Rafael Robles
Leticia Cortés
Luis Echeandía
Josefina Jiménez
Heiner Valdivia

Abdul Sahib Machi García: "Cavilaciones de un Corazón"

Ernesto Alonso Ortiz Arbulú: "La mirada de la noche"

Hebe Leopardo: "El Centinela"

Ricardo Mendoza Montañez: "De música ligera"

Carlos Germán Amézaga: "Primera vez"

Daniel Valdez: "Sabor a Sal"

 

____________________________________________________________

Luis Echeandía

por Luis Echeandía

 

Marcos caseros

I
Aparatos disolventes,
serpientes atoradas en el barro
en los caminos penitentes
que llenan las venas de sarro.

Andrajosos vestidos rosa
se pasean por las avenidas
envueltas en una danza resbalosa
ocultando el horizonte de las vidas.

II
Se inicia la danza del carbón
en la superficie del papel blanco
va arrugando en mangas al camisón
que se olvidó en los brazos del fértil banco.

Todo el techo luce manchado,
las estrellas lo llenan de luz
con su canto de albor nacarado
van pintando los faros de un bus.

III
Voces pastosas en un cuadro heridas
por los gritos contagiosos de la vida,
sepulcros dormidos en tiempo de partidas
escapan del temblor de la acogida.

La tinta se seca a orillas del mar,
las bolsas violeta acarician la arena
muy lejos estalla el nudo axilar
del antro de luces y almas en pena.

IV
Terruño apegado al lavatorio,
al espejo del baño lleno de pasta dental
donde hormigas desfilan como en un emporio
de piso brillante y retraso mental.

La ducha de ajedrez apura el paso
pues la tela sin aromas va secando,
hay agua en el tacho pero no en el lazo
de cordeles que van al sol atrapando.

V
Llegaron las llaves rotas
a abrir las puertas ocultas del cielo
detrás de las nubes, como mil gotas
que escapan del tránsito oscuro del hielo.

Perdidos están todos los objetos de luz,
nadan junto al jabón en la bañera
perdidos en la gelatinosa corporeidad trasluz
y en los labios de a una bella compañera.

Negra palidez

Tan largo, tan preciso
es el instante en el que llega
la muerte a nuestro piso
que todo el horizonte se ciega;
se llena de flores el funeral,
de agua de lluvia el vil hoyo
en el que yacerá la habitación corporal
que nace de la sangre del arroyo;
el ataúd oscuro abre las puertas
del incómodo dormitorio eterno
donde las rosas caerán muertas
como las almas al pozo del infierno;
el árbol desnudo observa la escena,
los otoños con vientos templados
que lloran sangre tras la última cena
de pan compartido y vinos guardados;
qué blancura, qué paz se siente en derredor
todas las aves cantan su canción
cuando las nubes llenan de sudor
a las humeantes almas del jarrón.

Las cenizas del humo

Las llamas se unen al viento cuando
el tiempo humea, danzan con las nubes
las estrellas blancas que parpadean
eternamente entre los cuentos de la
almohada, los últimos rayos de luna
atraviesan las rendijas de la puerta
para incinerar la naturaleza muerta
que quedó adherida a los ojos de la
noche, y sólo quedan las cenizas dentro.....
sólo pocos de tierra bajo los árboles
sin vida que exhuman los restos de un
canto olvidado, los huesos de un gato
negro que olvidó el hogar, las ventanas
ocultan los sentidos en la noche, los
impulsos del pensamiento que no llegan
a la realidad y quedan atorados en los
pilares de las sábanas sin movimiento.



El danzar de las sábanas

Más despacio, has que la llama sea infinita
para poder reír al compás del movimiento
poder danzar con el paso del tiempo
y explotar el cuerpo como azul dinamita;
vamos, que sea más lento, más jugoso
este juego de piel no se repetirá
que sea infinito porque en el alma quedará
esparciendo los aromas del campo hermoso;
sigamos con la cabalgata del placer
con este paseo por el universo
que nuestra respiración sea fuego intenso
que ame los días de llanto al nacer;
oh, qué bello luce todo antes del alba
tan lejos de las murmuraciones
tan cerca de la melodía de las canciones
que sumergiéndose van entre la tierra malva.

 

© Luis Echeandía, 2005

___________________________________________________

Luis Echeandía: (Chiclayo-Perú, 1988)

___________________________________________________
Para citar este documento: http://www.elhablador.com/poesia10_3.htm
home / página 1 de 1
_____________________________________________________________________________________________________________________________________________________
contacto | quiénes somos | colaboraciones | legal | libro de visitas | enlaces | © el hablador, 2003-2004 | ISSN: 1729-1763
453
:: Hosting provisto por Hosting Peru ::
Hosting