Andrea Cabel García

Ximena Lazarte

Paul Cañamero Álvarez

José Cárdenas Jara

Daniel Maguiña Contreras

Natalia Molina Alanoca

Ramón Peralta

Augusto Rodríguez

Moisés Sandoval Calderón

Diana Sánchez Hernández

Gabriel Amador

Luis Angel Condori Mamani

Gustavo Marcelo Galliano

Giancarlo Andaluz Queirolo

Javier Alejos Guerrero

 

____________________________________________________________

Paul Cañamero Álvarez

por Paul Cañamero Álvarez

 

Helicóptero Sonámbulo

he soñado contigo
he despertado soñando contigo
he dormido despierto
he despertado horrorosamente dormido soñando con tu almohada
he soñado contigo durmiendo
he despertado de tanto soñar
he despertado como un helicóptero
he nadado el cielo convertido en pez
he soñado hasta llegar a tu arbol

te regalé una flor, una almohada, un segundo

te preparé papa a la huancaina

tallarín verde
chicha morada

me convertí en tu sueño, en sapo, en novio que intenta hacer música con una flor

terminaste con todo
con mi ensalada de frutas
con mi helicóptero
con mi pecesito de whisky

 

Porcellio Scaber

Un crustáceo terreste de cuerpo ovalado, dividido en segmentos regulares, de color gris pizarra científicamente denominado: Porcellio Scaber, se comunicó conmigo... gritó mi nombre desde las profundidades del suelo, fue entonces en aquel momento en donde me agaché al césped y contemplé su forma extraña de existencia física... el "chanchito terrestre" estaba muy triste y molesto conmigo porque me hizo saber que yo era un asesino, que yo había pisado a su mamita hace unos tres minutos... estaba derrotado, vencido y me odiaba... no sabía cómo diablos reaccionar, cómo diablos decirle que lo siento... tuve que pisarlo y desde ese momento construyo arsenales de guerra, explosivos, municiones y dinamitas para el día en que los gigantes invadan el planeta...

 

Mi cabeza es un dispositivo alucinógeno...

a la delegación francesa por tanta alegría

Porque todo el trayecto en ambulancia mantenía proporción con el más audaz sentido de la estética… el amor era interminable e inexacto… una revista de ciento veinte hojas se convirtió en ciento veinte aviones de papel que volaban en contra de la sirena roja, alrededor de las luces subversivas… en contra de nosotros que estábamos muriendo sin más dirección que la del metro en nuestras mentes… el amor era a veces francés… como cuando dos murciélagos vuelan en el aire y chocan... pronunciando aquellas vocecitas de ardillas locas que rumorean entre tanto vino seco algunas frases de no te vayas nunca…de no puedo encontrar el control remoto...

 

Sobre Santiago

Hay estrellas dentro de la piscina y la mejor forma de hablar consigo mismo significa mirar el punto del cuadro, la autopista hacia el mejor escondite de la disco europea... significa que no hay conexión, que no somos compatibles... que te veo en un microscopio... que sigues siendo volatil... que los enanos te están buscando... que perdiste el mapa... significa que la poesía es una terapia... que dentro de la piscina hay muchas estrellas... que el punto del cuadro conversa contigo lentamente... con esa pasión oculta que no podré besar... que recordaré al hacer un jaque mate contra un robot... que te veo abrir las piernas en la televisión... que una flor nace en tu vagina y que me encuentro totalmente desorbitado intentando dejar de volar tan rápido... significa que todo encaja perfectamente... que ese porro dentro del mar de santiago encendió el reflejo de la luna medio muerta... medio neurosis... medio tiempo... y si permanecemos dentro de una probeta es porque américa latina jamás será vencida... porque el sonido y la melodía de los colores empieza cuando una bailarina del cabaret cierra los ojos y recuerda su primer orgasmo...

 

Eras Realmente Extraño

Eras realmente extraño, dormías con los ojos bien abiertos mientras el sonido improvisado e irritable de los alrededores del hotel, intentaba atravesar la barrera de tu exagerada concentración.

Diez minutos antes de cerrar el placard, desconectaste el teléfono, tiraste la pelota de tenis contra la pared como cada noche esperando a que rebote directamente hacia la palma de tus manos.

El teléfono ha dejado de sonar en absoluto, tu sabes bien porqué, sin embargo, aún conservas la ligera esperanza de que suene por última vez desde hace cuatro meses, dos semanas y cuatro días.

Mientras tanto, querías tomar agua helada para enfriarte un poco, nada más que eso, querías pasarte las tres valium de un sólo tiro con el agua helada para enfriarte un poco, nada más que eso, porque era el mejor mecanismo estructurado por el cual el hecho de inventar una sólida e inaccesible barrera contra el mundo era exactamente lo que más necesitabas.

Minutos más tarde, pillaste a una araña en el instante en que desgarraba terriblemente a un diminuto y condenado insecto que bien pudiste ser tú.

Dejaste que un ser vivo se devore a otro porque traerías el encendedor y terminarías de una vez por todas con ese maldito artrópodo de doce patas, un opistosoma y un cefalotórax que intentaba escabullirse por las diminutas rendijas del armario.

Yo no puedo olvidarme de ti Sebastián, ni de tus insólitos anteojos polarizados, ni de esa vitalidad que mantienes intacta a pesar de ciertos y esporádicos matices que intentas desarraigar.

No podías controlarte, las valium empezaban a desarrollar su trastornada labor, el teléfono ya no podía sonar más, habías incinerado un arácnido, te sentías culpable por la muerte de un insecto, los perros pudieron darse cuenta de que eres sólo un desesperado más que empieza a enloquecer en vano.

Ladran escalofriantemente, mientras te quedas dormido con los ojos de búho observando la presencia de una estrella fugaz en el cielo que al día siguiente no podrás recordar.

 

Descripción

tu no tienes ojos, tienes telescopios.
tu no tienes boca, tienes amplificador.
tu no tienes pelo, tienes flores.
tu no tienes nariz, tienes trompa de elefante.
tu no tienes senos, tienes dunas.
tu no tienes culo, tienes pornografía.
tu no tienes lapicero, tienes máquina de escribir.
tu no tienes corazón, tienes adaptada una bomba de agua.
tu no tienes mierda en los intestinos, tienes chocolate.
tu no tienes vagina, tienes anestesia existencial.

 

© Paul Cañamero Álvarez, 2007

___________________________________________________

Paul Cañamero Álvarez: (Lima, Perú, 1983) Estudió literatura, es abogado y pertenece a Poetas del Mundo, movimiento dirigido por Luis Arias Manzo. Tiene inéditos los libros de poesía Temporada extraterrestre, Amor de abejas, Ensimismado y autista y Poemas rojos. Se encuentra escribiendo un libro collage denominado La estrategia. Participó en eventos nacionales e internacionales de poesía y mantiene desde enero del 2005 un blog destinado a lectores invitados.

___________________________________________________
Para citar este documento: http://www.elhablador.com/poesia14_3.html
home / página 1 de 1

contacto | quiénes somos | colaboraciones | legal | libro de visitas | enlaces | © el hablador, 2003-2007 | ISSN: 1729-1763
:: Hosting provisto por Hosting Peru ::
Hosting