Ericka Ghersi
Carlos Arturo Caballero Medina
Omar Ardila Murcia
Yukyko Takahashi Martínez
César Eugenio Vásquez López

Ariel Bustos: "Pan y cebolla y menos todavia"

Jhonny Zevallos Estupiñán: "Una y otra vez Eróstrato"

José Donayre: "La enramada de Leona"

Luis Tamargo: "Más que un juego"

Rolando Revagliatti: "Mario y yo "

Alejandro Neyra: "Con Perec, Vernier y el amigo de mi pueblo en Ginebra"

 

____________________________________________________________

Omar Ardila Murcia

por Omar Ardila Murcia

XIV

Para José A.

En la mano empuñada
florece un agapanto.
En la mirada cegadora
recuperan sus pasos todos los caídos.
En el infinito laberinto de una boca injuriosa
ven la luz transparentes poemas.
En la fría mañana
se calienta la paradojal pluma.

La danza cotidiana
asegura el eterno movimiento.

Y la coraza del rencor se rompe,
...se rompe ¡eternamente!.

_______________________________________________

XXVI

Estoy detenido en una isla
que le teme al océano.
Me acompañan los fantasmas terrestres
que nunca han salido de viaje.
Todos los caminos me abren las puertas,
pero tengo miedo de mí mismo.
Busco la profundidad de las formas
en cada movimiento,
y nada consigo.

Tampoco,
logro asir el tiempo
con los números,
que no sé dónde existen.

Continúo partiendo
sin saber hacia dónde.

Aferrado a la inconsciencia
que no me deja morir,

¡aunque esté muerto!.

_______________________________________________

VII

Para Óscar A.

El tiempo persiste en su avasallador paso,

la memoria resiste e invoca el recuerdo.

De vuelta a la inocencia,

al asombro,

al jolgorio,

a la tristeza.

Reviven los instantes en el eterno círculo:

los campos florecidos,

la sabana inundada,

las sucesivas diásporas,

las calles solitarias,

el tren presuroso,

el confesionario cómplice,

Todo... Todo se consumió mientras caía la hoja

en el vibrante abismo.

Pero la primavera regresa,

los pies inician el ascenso,

y las puertas se abren

para más nunca cerrarse.

Las preguntas,

las respuestas,

las eternas alas,

y el instante,

que burla la muerte.

_______________________________________________

XIX

Camino con retorno
el que conduce
la vida.

Impulso fugaz
el que consume
la imagen de la nada.

Desequilibrio vital
el que acepta
órdenes y ordenadores.

Poderío real de la palabra
el que existe
antes de ser articulada.

_______________________________________________

El visitante

“La mayor soledad está en la puerta”
Roberto Juarroz

I

Pasaré tu portal
y encontraré todas tus puertas:
las cerradas, las abiertas,
las que no quieren ser puerta,
y las que quieren ser llave.
Tu recinto será un brazo
actuando como ala.

II

Traspasar tu portal.
Adentrarse en la palabra
para recorrer la memoria,
y encontrar el más puro de tus rostros.
Ver el silencio
que habita la mirada del búho,
y convertirlo en nota, en cantata,
en aria; en una expresión de victoria.

III

Pasé tu portal
y ya nada fue puerta.
Un lugar conocido,
una máscara hablando con mi máscara,
una vida asumida en los leves instantes.
El recinto fue un hombro,
no para cargar el mundo.
Para cargar la soledad,
y darle pausa

© Omar Ardila Murcia, 2005

___________________________________________________

Omar Ardila Murcia ( Pitalito-Colombia, 1975 ) Gestor y promotor de procesos educativos y culturales. Ha realizado estudios de Filosofía, Derecho, Literatura y Estética del cine. Recientemente ha publicado su poemario Alas del viaje en un instante . Escribe para las secciones de cine de las revistas Mapalé Artes y Letras (Canadá) y Revista Cultural de Colombia y América Latina Libros & Letras (Bogotá DC).

___________________________________________________
Para citar este documento: http://www.elhablador.com/poesia9_3.htm
home / página 1 de 1
_____________________________________________________________________________________________________________________________________________________
contacto | quiénes somos | colaboraciones | legal | libro de visitas | enlaces | © el hablador, 2003-2004 | ISSN: 1729-1763
453
:: Hosting provisto por Hosting Peru ::
Hosting