Las provincias contraatacan. Regionalismo y anticentralismo en la literatura peruana del siglo XX.

En busca del orden perdido. La idea de la Historia en Felipe Guaman Poma de Ayala (Christian Bernal Méndez)

La república de papel. Política e imaginación social en la prensa peruana del siglo XIX (Lis Arévalo)

El viaje que nunca termina (La verdadera historia de Sarah Ellen) (Catherine Lozano Muñoz)

Como los verdaderos héroes (Lenin Heredia Mimbela)

El rey siempre está por encima del pueblo (Juan Francisco Ugarte)

Buda Blues (Lenin Pantoja Torres)

Ayuda por teléfono y otros cuentos (Francisco Ángeles)

Nocturama (José Carlos Picón)

Cadáveres (Andrés Piñeiro)

Contra el sueño de los justos: la literatura peruana ante la violencia política (César Augusto López Núñez)

 

____________________________________________________________

La prensa y la construcción del orden cultural: Del siglo XIX hasta nuestros días

por Lis Arévalo

 

Marcel Velázquez Castro (compilador)
La república de papel. Política e imaginación social en la prensa peruana del siglo XIX
Lima: Fondo Editorial de la Universidad de Ciencias y Humanidades, 2009.

________________________________________________

La prensa ha ejercido siempre enorme poder en el proceso de construcción de imaginarios colectivos y representaciones sociales. En el siglo XIX, en el Perú y el mundo, fue el instrumento más eficaz de comunicación masiva, a través del cual se fueron configurando las primeras ideas de patria y nación; y se fueron plasmando por escrito los diversos procesos de modernización, sensibilidad y sociabilidad. Si bien los periódicos y otras publicaciones solo llegaban cabalmente a una minoría, la escritura fue articulando, a través de sus múltiples referentes y símbolos, la naciente República peruana. Periódicos, semanarios, litografías, etc. comenzaron a poblar el panorama político, cultural y doméstico limeño y propusieron nuevos entramados culturales. Los componentes de estos nuevos sistemas resultan útiles para explicar, comprender y criticar, construcciones coloniales que aún perviven en nuestros días.

En La república de papel, Marcel Velázquez Castro presenta una compilación de once investigaciones sobre el rol de la prensa decimonónica, especialmente aquella producida en nuestro país. El primer mérito de este conjunto de trabajos es su apuesta por la multidisciplinariedad, ya que incluye artículos propuestos por autores provenientes de diferentes campos de investigación. El segundo acierto consiste en el diálogo que se establece entre investigadores de diferentes generaciones, como Maida Watson, Juan Gargurevich o Brenda Acevedo. Sus lecturas se acercan críticamente a los diversos soportes discursivos editoriales de la época, a fin de establecer vasos comunicantes entre la producción teórica-crítica actual y aquella “constelación de signos cargados de razón y pasión, en el centro de una sociedad que todavía sobrevive entre nosotros” (40).

Podemos resaltar, además, el intento por proponer nuevas vías para la investigación en el campo de los estudios sobre los discursos decimonónicos y sentar, de esta manera, nuevas bases para investigaciones futuras. En otras palabras, cada uno de los trabajos de La república de papel deja abiertas múltiples posibilidades de diálogo y nuevas propuestas de lectura para la prensa y análisis de la sociedad del S. XIX.

Velázquez realiza un estudio preliminar en el que presenta un balance de los trabajos previos realizados en torno al tema de la prensa decimonónica y destaca el renovado interés por las distintas manifestaciones editoriales del siglo XIX. La Historia, la Literatura, el Periodismo, las Artes Plásticas están presentes en estas publicaciones, pero consideramos que los estudios literarios constituyen el eje que articula estos trabajos. La Historia y las demás disciplinas analizan, en última instancia, textos que tienen mucho de ficción, de símbolos y metáforas. Por ejemplo, podemos destacar los análisis hechos a partir de los poemas, los ensayos literarios y la prosa de autores como Abelardo Gamarra, Ricardo Palma, Felipe Pardo y Aliaga, entre otros. La literatura impregna cada estudio acerca del acontecer histórico, político y social de cada una de las investigaciones leídas.

Podríamos clasificar este conjunto de ensayos en cinco grandes bloques temáticos. El primero, nos proveerá de nociones que facilitan la comprensión de otros estudios vinculados con la prensa y literatura decimonónicas. Este primer subconjunto estaría compuesto por los trabajos de José Ragas y Marcel Velázquez. En el primer artículo, José Ragas nos presenta, a manera de introducción, algunos alcances puntuales sobre la “Prensa, política y cultura impresa en el Perú” entre 1810-1872.

Ragas ordena por etapas la dinámica de la cultura impresa desde 1810, destaca el papel de la prensa en la cultura impresa peruana y, a través de estadísticas, nos muestra a la masa de lectores que durante el siglo XIX consumieron las publicaciones objeto de estudio de esta compilación. A partir de la lectura de estos cuadros y datos estadísticos podemos afirmar, que la prensa del siglo XIX no podía ser leída ni comprendida por todos. Como anteriormente sostuvimos, era una prensa elitista que a pesar de su “revaloración” del pasado incaico y de sus deseos de integrar a los sujetos de las diversas procedencias étnicas en el “proyecto nacional”, incurría en notorias contradicciones que son comentadas y criticadas en éste y otros trabajos de La república de papel.

A propósito, Velázquez en “Notas sobre los usos y sentidos de nación en la ciudad de Lima” analiza el concepto de “nación” en varias publicaciones de la época, los matices e implicancias que este concepto tiene para la configuración del imaginario social, incluso en tiempos actuales. Nación e identidad nacional son dos nociones que en épocas de crisis (como las nuestras) deberían ser resemantizadas y analizadas, a fin de lograr un mejor entendimiento de la problemática actual y construir propuestas para encauzar los conflictos que nos aquejan. En este sentido, los estudios decimonónicos nos ofrecen algunas alternativas para la lectura y comprensión de estos términos.

Brenda Acevedo y Elizabeth Vilca analizan, críticamente, dos publicaciones específicas en sus artículos “El sujeto ilustrado o el gran Otro en el diario La Miscelánea de 1831” y “La imagen femenina: una visión contradictoria en el discurso del sujeto ilustrado en El Correo del Perú (1872)”. Acevedo se concentra en la relación entre el sujeto ilustrado (utiliza para referirse a éste el término lacaniano gran Otro) y el sujeto no letrado. Este vínculo resulta paradójico y siempre desventajoso para el segundo, que no ha podido (inclusive hasta la actualidad), dejar de padecer las consecuencias de la exclusión y “la ignorancia, y [el] no llegar jamás a obtener el conocimiento intelectual necesario para integrar la nueva sociedad republicana” (92).

Por su parte, Vilca analiza la imagen femenina y los problemas que la representación de lo femenino trae consigo. Podríamos vincular este texto con el anterior si consideramos que la idea de mujer y lo femenino eran también lo opuesto a ese gran Otro hegemónico. Indígena, afrodescendiente y mujer son los tres sujetos “no letrados” que debían haber sido considerados en el llamado “proyecto nacional”.

A partir de este estudio se infiere que las contradicciones mayores se hallaban en las construcciones creadas por la prensa escrita. Ésta fue instrumento clave del sujeto hegemónico cuyas representaciones excluyeron y en muchos casos hasta despersonalizaron a la mujer. Además, Vilca realiza algunas observaciones sobre la imagen de la mujer intelectual, quien era medianamente aceptada por la sociedad a fin de reforzar el “propósito de demostrar al extranjero que nuestra patria decimonónica, al igual que Francia, por ejemplo, también contaba con una representatividad de la inteligencia femenina” (182).

Juan José Rodríguez y Oswaldo Holguín exploran la prensa decimonónica a partir del conflicto armado con Chile. En “Cuando no haya noticias envíen rumores: La prensa norteamericana durante la Guerra con Chile”, Rodríguez se centra en demostrar cómo dos publicaciones norteamericanas participaron activamente en la configuración de algunas imágenes sobre la guerra con reportes con “una lección de desprecio sobre las sociedades con mezclas raciales como las de Perú, Bolivia y, en menor grado, la de Chile” (213). De otra parte, en “El indio valeroso en la literatura de la Posguerra con Chile”, Holguín revisa algunos textos en los que el indígena pasó de ser “cobarde por naturaleza” a “soldado esforzado y valiente” (237).

Holguín plantea a través del análisis de narraciones y poemas, que quizá, por primera vez en la literatura peruana se propone, sin mucha claridad el ideal de “la plena integración de los indios, en condición de igualdad, a la nacionalidad peruana” (262). Estos textos, en los que se valora y humaniza al indígena, pudieron ser aliciente importante para las posteriores corrientes indigenistas que surgirían a fines del S.XIX y en el siglo XX. Por lo anterior, podríamos afirmar que este interesante estudio deja el camino abierto para investigar a profundidad la participación y representación del indio en la guerra del Pacífico. Pensamos que los estudios literarios, por ejemplo, no se han concentrado en el análisis exhaustivo de estos documentos.

Tres ensayos hacen alusión a sucesos y textos literarios: Andrea M. Smith con “Ejemplos de poesía satírica de Felipe Pardo y Aliaga”, Juan Gargurevich en “Palma y Fuentes, enemistad histórica” y finalmente Maida Watson con “La función de la comida en la literatura costumbrista peruana del S.XIX”.

De este conjunto destacaremos el último, en el que la comida, su preparación y presentación, y los rituales para servirla y consumirla, actúan como símbolos de cambio social. Hoy que la comida peruana ha cobrado gran importancia en el imaginario colectivo y en la construcción de la identidad nacional, este estudio cobra vital importancia. Nos ofrece una base y vías para la lectura de procesos sociales contemporáneos relativos a la compleja construcción de una nueva identidad peruana. ¿Puede aportar la gastronomía, como un aspecto cultural humano, al estudio de otras disciplinas? En general, la gastronomía está únicamente asociada a la puesta en práctica de recetas de cocina y en nuestro país, el interés por la investigación académica en torno a este tema es reciente.

Finalmente, el último subgrupo estaría constituido por los dos trabajos que se ocupan de los textos sobre litografías y artes plásticas decimonónicas: “Las litografías del Perú Ilustrado en la construcción del sentimiento de nación” de Patricia Victorio Cánovas y “El arte litográfico en la prensa decimonónica” de Nanda Leonardini. Las artes plásticas, el diseño editorial, la publicidad y los discursos propuestos por estas prácticas, nos acercan a una comprensión gráfica de los fenómenos del S. XIX y así como los estudios literarios, nos brindan otras rutas.

En síntesis, La república de papel es un valioso intento por dar a conocer la importancia y vitalidad de los estudios sobre los discursos del siglo XIX en la configuración de nuestra identidad. Si bien los ensayos son heterogéneos en su nivel de investigación y análisis, todos ofrecen nuevas luces para la investigación decimonónica y ésta elementos clave para el análisis de la coyuntura actual.

 

 

 

1

 

__________________________________________________
Para citar este documento: http://www.elhablador.com/resena17_3.html
home / página 1 de 1

contacto | quiénes somos | colaboraciones | legal | libro de visitas | enlaces | © el hablador, 2003-2009 | ISSN: 1729-1763
:: Hosting provisto por Hosting Peru ::
Hosting