v

Al respecto, se realizará un homenaje por los 400 años de La Florida del Inca, el mismo que se verá reforzado por la presentación de las obras completas del autor, en una edición especial

 

____________________________________________________________

Contacto en Guadalajara. Crónica de una invitación

por Francisco Izquierdo Quea

 

Fue en pleno coctelito que me acerqué a paso firme donde la señorita Masías. Le dije lamento haberla incomodado. Me respondió no, deja, yo también he sido periodista. Le dije pero yo no soy periodista, solo hago una nota para mi revista de literatura. Me respondió ¿qué? Le dije nada, nada, que las labores de prensa son algo complicadas. Cabrón de Oshima.

Entre todas la cosas que conversamos, por un espacio de media hora, y secándonos cuanta copa de pisco sour traían los mozos, la señorita Masías me detalló algunos puntos. Primero, que la Feria de Guadalajara tiene como propósito ser un foco cultural y de promoción editorial. Segundo, que para el Perú será una ventana, a fin de que muestre su industria editorial (no es chiste, tengo el casete en donde afirma esto). Tercero, que la presencia nuestra no es ninguna locura, que ellos han tenido muy en cuenta el desastre que hicimos en Colombia, que para eso hay un comité organizador y un consejo consultivo que saben muy bien lo que hacen, o sea, qué país eligen. Y cuarto, que esta vez con la Cancillería todo va a ir muy bien, que no habrá papelones de por medio, que van a ir las mejores editoriales peruanas, grandes escritores y poetas, que el éxito es algo ya asegurado.

*****************

Quien escribe ha intentado establecer más de una vez contacto con el señor Rodríguez Cuadros y los sucesivos cancilleres, a fin de buscar detalles más precisos en torno a este tema. Es una lástima que hasta ahora, debo afirmarlo, el departamento de prensa de la Cancillería solo revise mailes cada tres meses, y que nunca esté nadie para atender el teléfono.

Así, mientras escribía este texto, Jack Martínez, editor de El Hablador, ha llamado para indicarme que tiene una declaración exclusiva de Oswaldo Reynoso, que bien podría adjuntarla a esta crónica. La he revisado y, sin duda, comparto su opinión. Así que ahí les va este aporte de uno de nuestros editores.

Bogotá: Historia de un circo

Este año se celebrará la feria internacional del libro en Guadalajara y el invitado especial será el Perú. Buscando referencias sobre las participaciones anteriores, encontramos, a través de la voz de un protagonista, un antecedente desalentador en la última feria de libro de Bogotá. Se fracasó rotundamente, y no por la calidad de los invitados peruanos, sino por la desorganización de los responsables en difundir y apoyar esta participación. Oswaldo Reynoso, un invitado a la última feria de Bogotá nos dice:

La Feria Internacional del libro de Bogotá es una de las más importantes y grandes de las que se desarrollan en el mundo de habla española. Esta feria está dedicada cada año, a un país en especial. El 2004 le tocó al Perú. No es posible que no se haya conformado una comisión organizadora que promueva la participación de nuestro país. Yo recibí únicamente la invitación del INC para que, junto a otros destacados intelectuales peruanos, demos conferencias y participemos en mesas redondas, además de promover la venta de nuestros libros.

Sin embargo, antes de viajar, se produjo la primera dificultad. No se nos dio ninguna facilidad para el traslado de nuestros libros. En consecuencia, apenas se pudo llevar un número reducido de ejemplares.

Cuando llegué, la gente comentaba las declaraciones de nuestro presidente Alejandro Toledo, quien estuvo presente en la inauguración, y que cuando le preguntaron por el último libro que había leído, respondió que, por su recargada agenda, no había tenido tiempo de leer nada.

Luego vi el video de la presentación de Bayly, como siempre, un payaso que hace gala de su bisexualismo en forma de showman. Después de ver algunas de sus presentaciones he llegado a la conclusión de que se trata del más conspicuo de los homofóbicos en el Perú, y hasta dudo de su opción sexual. Creo que ha utilizado ese cartel de homosexual para hacer un gran negocio, y que su actuación espectacular en la televisión caricaturiza y denigra a las personas verdaderamente homosexuales.

Regresando al tema, imaginé que por ser una delegación oficial, nos iba a recibir algún funcionario de la embajada, sin embargo, ninguno apareció.

El mismo día de mi llegada, había también, una mesa redonda sobre la literatura peruana contemporánea.

Cuando llegué al auditorio me encontré con una desagradable sorpresa: sólo habían cinco personas. El embajador no había hecho la necesaria y obligatoria campaña de difusión a través de los medios de comunicación sobre la valiosa presentación de intelectuales peruanos. 

Se decidió iniciar la mesa redonda. La conformaban: Miguel Gutiérrez, Carlos Eduardo Zavaleta, otro más que no asistió, y yo. Finalmente, contamos con un público de menos de nueve personas.

Al día siguiente me enteré de que el embajador Forsyht sí había asistido, pero había ido a buscar a un amigo, y al no encontrarlo, se fue. 

Escuché que cuando un periodista colombiano le preguntó por los pocos libros que se llevaron, él contestó: “Si en el Perú nadie lee, de qué libros me habla”.

Al día siguiente fui a ver el pabellón peruano, era un gran espacio, casi de las dimensiones de la feria que se lleva a cabo en Lima. A la entrada había un gran stand de libros en miniatura, luego pequeños stands de algunas editoriales y universidades. En gran parte de la sala se exponían las fotografías de una señorita, no recuerdo su nombre. También se expusieron algunos cuadros de Szyszlo. Y un espacio donde se reproducían documentales turísticos referidos al Perú.

En la zona de los libros, había una muestra muy pobre, no de calidad, sino de cantidad.

Mientras me encontraba revisando algunos títulos, llegó un gran número de estudiantes y sus respectivos profesores, lapicero y cuaderno entre las manos, se acercaron a una mesa destinada a brindar información sobre el Perú. Me acerqué al joven encargado de dicha mesa, le pregunté de dónde era. Colombiano, respondió. Le pregunté qué es lo que sabía él del Perú, me dijo que nada.

Indignado, una vez más, le pedí que me cediera su lugar. Me quedé toda la mañana respondiendo las interesantes preguntas de los estudiantes colombianos. Preguntas que mostraban un gran interés por la geografía, la historia, la cultura y los lugares turísticos del Perú.

Durante los siguientes días que permanecí allí, ningún funcionario de la embajada se hizo presente en las conferencias y mesas redondas. Leíamos en grandes auditorios con una presencia que no superaba las quince personas.

Gracias a la generosidad de un amigo y gran escritor colombiano, Enrique Pozada, y su esposa, me quedé algunos días más en Colombia. Este escritor hizo gestiones en la Universidad para que esta me invitara. Ahí di una conferencia sobre la literatura peruana última. El auditorio estaba repleto de estudiantes.

Recibí también la invitación a cafés literarios, almuerzos y comidas con destacados escritores colombianos. Esto, que debió hacer la embajada, lo hizo mi amigo.

El domingo por la tarde volví a la feria, pues me habían pedido que presentara un libro.

Antes de esto fui a visitar el gran stand peruano. Habían instalado una exposición del Señor de Sipán. Pero también, y lo que más me sorprendió, fue encontrar gran afluencia de público. Había dos colas extensas. Luego me percaté de que esas personas esperaban su turno para recibir una copita de pisco que dos chicas repartían. Me acerqué a conversar con una de ellas, me tomó como a cualquier otra persona, y yo le pregunté quién era. Cuando me respondió, tuve que contener un gran CARAJO que se sintiera en todo el stand. Se trataba de la encargada de asuntos culturales de la embajada, quien sólo había llevado el pisco como representación de la cultura peruana. Le dije que iba a presentar una demanda en el Perú y me fui.

Esta ha sido una de las experiencias más dolorosas y amargas de mi vida, claro que siempre he sabido que la cultura en manos de la gente que detenta el poder, es un desastre. Sin embargo, nunca imaginé que se llegaría a estos límites de ignominia.

Cuando llegué al Perú, un periódico me preguntó por la feria. Me concreté a decir que el Perú había llevado como máximos representantes a una momia y un payaso.

Es la primera vez que hablo de esto extensamente, siempre lo he comentado entre mis amistades, pero ahora creo necesaria su difusión

Dada la proximidad de la feria del Libro de Guadalajara, es necesario tomar en cuenta esta denuncia testimonial de Oswaldo Reynoso. La desastrosa participación peruana en Bogotá el año pasado, no se debe volver a repetir.

************************

Quizá en esta ocasión, en México, el riesgo de caer en otro escándalo internacional, sea mucho menor. Esto, al menos en el nivel organizativo, pues felizmente estamos en manos de una feria con un prestigio enorme, y que, como bien lo adelantó Nubia Masías, ya ha realizado las consideraciones respectivas, y definitivamente no va a poner de regalo su bien ganada trayectoria. Sin embargo, con lo expuesto solo buscamos poner en claro el hecho de que la triste historia de Bogotá nunca más se debe volver a repetir. Que la Fuerza los acompañe, señores miembros de la Cancillería.

_________________________________________________

Francisco Izquierdo Quea (Lima-Perú, 1980) Bachiller en Literatura Peruana y Latinoamericana por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Desde el 2002 realiza trabajos de edición para las áreas de Publicaciones de distintas entidades, como ESAN, Editorial Norma y los diarios El Comercio y La Primera. Es codirector de la revista El Hablador y del periódico de poesía La Unión Libre.

_________________________________________________
1 - 2
home / página 1 de 2
______________________________________________________________________________________________________________________________________________________
contacto | quiénes somos | colaboraciones | legal | libro de visitas | enlaces | © el hablador, 2003-2005 | ISSN: 1729-1763
:: Hosting provisto por Hosting Peru ::
Hosting