Nº21
revista de literatura
 
Siguenos en:
 
 
 
Contacto Quiénes somos Colaboraciones Legal Enlaces Buscador Primer Hablador
 
 
creación
 
Ana Xochitl Ávila

 

 

α

Preparación para la entrada en escena
de la
actriz novata en
un,
dos,
muchos pasos
hasta el proscenio dibujado:   X allá
cuidadosamente con tiza
donde
despanzurra las faldas
y   se tira con
las tripas nerviosas     
mosca muerta            
                      forajida

                                               Debut

sin sentimiento           a continuación 
recita la obra   rítmica
                        mientras la música alcanza de taquicardia    
y aplasta cada milímetro hasta lo agudo de la uña  pedicura llena
:aman
¡máscara! ¡música!

faltan los pasos al negativo    en la mentira              
(ahora sólo puede decrecer)
menos tres, dos, un
                                              Telón

   

β

Tracé un círculo para encerrar el día
y una línea para marcar la noche
con la huella de tu saliva
con el nombre de lo que no se mira

tracé un círculo y una línea
para encerrar el cuerpo
bajo el cielo abierto
de tu boca como entre muros ciegos

Tracé un círculo con los pies quedos
para guía de los labios nuevos
para marcar el día y encerrar la noche
en el abrazo del juego más viejo

y una línea para guía
con la huella y el beso frescos
para marcar el cuerpo con lo que no se mira
en el ojo negro de mi sexo abierto

γ

(¡hola!)
bondad extraordinaria  de   
la moneda que no sale del bolso

                                                    y la frase me llega ahora en prédica

de esa ausente buena acción del día
rota ayer en la más clásica de las dosificaciones caritativas

con un tanto de sístole de a peso en la mano
por 
     cada
una vez al año

mas con la pena
mi buena acción se fue a
(¡linda, un beso!)
                       el infierno acalambrado
                       de los escépticos en filantropía

δ

               anoche fui
                     araña

y me crujía en la cama
el exoesqueleto y cada pata
de un hambre infinita

pues era circunferencia y entonces
me revolvía
como cualquiera en el momento
en que le pide sangre el cuerpo
y le sangra el radio a  las cosas
y  era  fundamentalmente entorno y panza
y  deseo
fundamentalmente famélica

una “o” abierta
que extendía con las patas estrelladas
su necesidad  asquerosa de araña

porque me apretaban las tripas
me  aprietan
en el presente histórico
en un   ¿por qué no?

               vértigo de       


               colgada

               y barro el suelo

           mi cuerpo               al ras        
desde el plafón        y         la soga
                        es    panza
morfología de péndulo
que teje
contra el radio en punta de todas las cosas
suspensa de los dientes
para coger en el fondo
al filo casi
la piel tuya

fundamentalmente por la piel tuya
si no es que
se rompen los hilos
y me estrello

               ε

                          arteras y despacio
               las moscas      al trazo pero pútrido
de patas sútiles sobre encajes de Holanda
               mancha                      
               y mancha
               sobre los trapos muebles

 

                                                   amago

 

               vida de mosca                        una semana
               de hombre      (la boca en un enjambre moral)

               haga la cuenta           
               la carne           aquí:  bidimensión del óleo en un plano
               condena   al burgomaestre
               la mosca en retrato

       ζ

¡toc, toc!
¿se hiere al muerto?
¿con insectos pegados a sus costras por las patas?

la pintura de un cadáver es
a donde no penetra esto que digo
porque ya lo penetró el reciclaje
y está en trance
de metamorfosis a
paquete en bolsa de carne
a mariposa abierta  de carne
caducada

la pintura de un cadáver es
el grito posterior de la carne
inmediatamente posterior
al olvido de saber cómo
hablarle
con las manos
al cuerpo abierto sobre una mesa de autopsia

y se vuelve a horas
contacto crudo
del lino apretado en soga del lienzo
corredizo al cuello
que se enrosca
en torno a todas las ausencias posibles
empezando por la propia

¡toc, toc!
¿se hiere al muerto?
¿con insectos pegados a sus costras por las patas?

una mosca sobre el cadáver zumba
entre la muerte y el nacimiento
la pintura de la herida de un cadáver
nunca fue entrada
estoy afuera

no hay secreto
 
 
©Ana Xochitl Ávila, 2014
 
Ana Xochitl Ávila (D.F.-México). Escritora de trayectoria variada, con estudios en historia medieval, filosofía política y pintura. Ha vivido en México, Estados Unidos, Francia y Alemania. Autora de la muestra pictórica La violence au Mexique, del libro Alegría de Enola y del poemario Ven e no. Una buena porción de los poemas de la presente colección tuvieron su primera lectura pública en noviembre del 2009, en la Embajada de Chile en París, en ocasión del recital colectivo Relaciones.
 
 
 
El Hablador 2003-2014 © Todos los derechos reservados | ISSN: 1729-1763