En el presente texto buscamos representar el origen de todo este caos social (universal) y su paulatino devenir. Hemos escogido un elemento matriz para ello: la figura femenina. Creemos que es aquí en donde nace esta alteración del mundo...

 

 

El devenir caótico en Nueva Corónica & buen gobierno de Felipe Guamán Poma de Ayala

por Francisco Izquierdo Quea
 
 

Introducción

Sin duda el aspecto de alteración del orden —llamado también mundo al revés— es uno de los más resaltantes de la voluminosa obra de Guamán Poma.

Lo que diferencia a Guamán Poma del resto de cronistas, Garcilaso por ejemplo, es el haber observado los hechos desde adentro, con una mirada indígena; no siendo, así, un escritor meramente neutral. Guamán Poma representa a la voz nativa que responde, que acusa a todo el órgano de dominación colonial.

En el presente texto buscamos representar el origen de todo este caos social (universal) y su paulatino devenir. Hemos escogido un elemento matriz para ello: la figura femenina. Creemos que es aquí en donde nace esta alteración del mundo, esta caída gradual a la que el autor, en forma indignada, llama mundo al revés.

I: Periodización y tipología

Podríamos dividir el primer libro, Nueva Crónica, en tres partes sugerentemente definidas. La primera estaría enmarcada en el origen del mundo, afianzándose en la base cultural occidental: "Ciertamente, Guamán Poma está utilizando referentes europeos para explicar la duración de las edades, y también el número de edades…" (1) Así tenemos, tanto las edades europeas como andinas.

La segunda surge a partir de su antecesora, esto es una serie de personajes ordenados, en cierta manera, cronológicamente. Tenemos los Capitanes, las Señoras de cada región, las Calles, los Meses, los tipos de idolatrías (según cada región).

La tercera parte englobaría este primer libro, se refiere a la llegada de los españoles a las Indias, es decir, a la conquista.

Para este primer capítulo nos centraremos en las dos primeras partes, tomando como punto de partida la caracterología de los diversos personajes representados. Así, en ambas partes el narrador describe a los doce Incas, las doce Coyas, los quince Capitanes, las cuatro Señoras de cada región, las diez Calles de hombres y las diez Calles de mujeres. Aclaramos que las siguientes descripciones, antes de la llegada española, corresponde a periodizaciones, características y/o costumbres de los personajes anteriormente mencionados; esto en meses, ídolos, hechiceros, castigos.

A manera de acceder a nuestro objetivo, partir de un origen de elementos femeninos, a estas definiciones de los personajes las reduciremos, quedándonos, a su vez, con las Coyas, Señoras y Calles de mujeres.

Las Coyas son las cónyuges de los Incas, representan a la nobleza india. Su origen, al igual que el de los Incas, se remontan a lo divino, al sol. Con este origen tiene relación la primera Coya: Mama Huaco, de la cual hablaremos más adelante.

La Señoras corresponden a cada región. Está la primera Señora y reina Cápac Guarmi Poma Gualca de Chinchaysuyo; abuela del autor, esposa de Cápac Apo Guamán Chaua (el primer capitán en una anterior representación). El resto de Señoras se corresponderían de la siguiente manera: la segunda Señora, Cápac Mallquima de Andesuyo; la tercera Señora, Cápac Umi Tallama de Collasuyo; y la cuarta Señora, Mallco Guarmi Timtama de Condesuyo.

Con respecto a estas señoras, el autor difiere en el momento de describirlas físicamente (fea-hermosa, gorda-esbelta), pero a todas las señala como capaces, portadoras de encantos y de una gran moral.

Finalmente, la descripción de las diez Calles estaría dividida de la siguiente manera: la primera, Auca camayoroa uarmi, con mujeres de 33 años, dedicadas a tejer ropas delicadas; la segunda, Payacona, con mujeres de 50 años, dedicadas a tejer ropa gruesa y a ser parteras; la tercera, Puroc paya, con mujeres de 80 años, dedicadas a servir de compañía; la cuarta, Nausacura, de cualquier edad, descapacitadas que se dedican a mil labores; la quinta, Cipascuna, doncellas vírgenes perpetuas para el sol y otros dioses; la sexta, Coro tasque, de 12 años, dedicadas a servir a sus padres y al pastoreo; la sétima, Pauau pallac, de 9 años, dedicadas a coger flores; la octava, Pucllacoc uamra, de 5 años, dedicadas a cuidar a los niños; la novena, Llullac uamra, de un año, no tienen ningún provecho; la décima, Quirau picac uaua, de meses de nacida, ella necesita que la sirvan.

_____________

(1) Franklin PEASE. "Prólogo" en Nueva Corónica y Buen Gobierno. Lima, Fondo de Cultura Económica, 1993; pp. XXII-XXIII.

 

Página 1 de 4

[ 1 - 2 - 3 - 4 - Bibliografía ]

 

contacto | quiénes somos | colaboraciones | legal | libro de visitas | enlaces | © el hablador, 2003-2004
:: Hosting provisto por Hosting Peru ::
Hosting