Mario Meléndez

Guillermo Aldaya

José Cabrera Alva

Omar Montesinos Martínez

Erika Almenara

Eberth Munárriz

Juan Carlos Vásquez

Miguel Ildefonso

Juan Montes

Javier Munguía

Said Chamie

Moisés Sandoval Calderón

 

 

____________________________________________________________

José Cabrera Alva

por José Cabrera Alva

 

Tierra santa

I

 

Hubo un tiempo sagrado
                                   un cielo            una tierra
            acaso había luz
y dioses sin arrogancia
                                   las palabras eran las cosas
            y el movimiento de los animales también era palabra
líquido astro
            lenguaje fluyendo en el espacio
                                                           de su propia transparencia

 

II

No era el Edén quizá
                        ni nada que se le parezca
pero había voces que parecían venados
            y venados que pastaban           en los ojos del firmamento
                        y también el hombre
admiraba al mar           a las nubes
                                               que se desplazaban sobre su cabeza

 

III

Un pájaro
            levitando
                                   entre hojas azules
podía ser una imagen
                                   lejana   de la comarca
            agua
primordial recibida por labios
                                   abiertos al nombrarte
                                                           y amados al cerrarse
            tu lengua y tus pisadas
despojadas de atavíos
                        y tú también
                                               (lo dijeron)
            coronada de nubes
alumbrando a la especie

 

IV

Nuestra tribu era siempre
                        algo más que una oveja
                                                                       un cántaro
            vertido
                        en la piel del planeta
las piernas se unían
                        y los brazos
no eran rebaño
            sino paraje santo
himen cubierto  desde antiguo
            por verdades primeras

 

V 

Y es así que fueron ciclos
            reencarnaciones           cielos
y murmullos / metamorfosis
                                   habitando tu aldea
            imágenes conservadas
por siglos esenciales
            entre el muslo y la lengua

 

VI 

Pero el cuerpo se hirió
            hubo fuego       hubo ira
que quebró el universo
                        despedazó manzanas
            engendró a la guerra
                        loba de huesos
y punzones ensangrentados
            que parió monstruos
                        de mil ojos
            mil brazos
                                   cien flores envenenadas
caballos de tres cabezas
                        y verdades bicéfalas

 

VII 

Y sin embargo hubo
                        caudas / cielos / umbrales luminosos
que permanecieron
                                   en el interior de nosotros
y que vuelven al mundo
                                               cuando éste se erotiza
                        y regresa la magia
y el cuerpo se hace cuerpo
                                                           y todas sus metáforas

 

Cierva

Ha retornado
            al movimiento delicado de tu cuerpo
la conjunción de nuestros muslos y el planeta
            como una frágil lechuza            con los ojos vendados
                        ha cancelado para siempre
            los signos primigenios
                        que bien hubieran podido servir a tu memoria
ser monedas relucientes a tu frente
            o evitarle dolores a tu reino
y son ahora sin embargo presagio de silencio
            y de danzas que no encuentran en tu aldea
                        mejor manera de situarse del lado de los dioses
que imitar las abluciones de la muerte
El universo ha abortado como perlas
                        metáforas sin pelo
                                   y en el borde de tus labios
no has sabido
            si crece el pasto
                        o el himen de una reina
envejecida sin sentirlo
                        por goces esenciales
            y que lleva entre los ojos un espejo
Probablemente lo intuías desde antes que te viera
            este legajo ínfimo
                        y estos leños cautivos
dispuestos para el asombro y espejeantes de fuego
y has adecuado para la ocasión
            un ademán ingenuo
                        copiado de la luna
y babeante de miedo
Había sin duda un caracol entonces
            recorriendo tu cuello con lascivia de enebro
                        y tú no adivinabas
bajo cual de tus dedos
            podía hablarse del cielo
                        sin tener que mentirnos ni injuriar al deseo
Recuerdo tu tobillo
            despojado de helechos
                        y frases insubstanciales
            que le hubieran devuelto
prestigios terrenales pero vana belleza
a tu voz y a tu sexo
Y sin embargo tú sabías
            que ya todo estaba escrito
                        en la palma de tu mano
y en la palma del cielo
            aunque sea necesario
zanjar las salvedades
Ya no existen misterios
            que no se hayan contado
y es por eso que cuando
            tú lo exiges yo callo
aunque el cieno haya caído
                        en lo que fue tu gracia
            y tu ademán de cierva


© José Cabrera Alva, 2006

___________________________________________________

José Cabrera Alva (Lima-Perú, 1971) Bachiller en Literatura por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Es miembro del Consejo Directivo de la revista de literatura Ajos y zafiros. Ha publicado los poemarios El libro de los lugares vacíos (Dedo crítico, 1999) y Canciones antiguas (Editorial San Marcos, 2004) y obtenido el Segundo Premio Adobe de Poesía con el conjunto de poemas Música para una donna. Asimismo, ha sido finalista en el Premio Copé de Poesía 2003 con El libro del mal amor. Poemas suyos han sido publicados en revistas especializadas, como Dedo crítico, More ferarum, El Hablador, El malhechor exhausto, Ajos y zafiros, y diarios del medio. Ha traducido, además, a diversos poetas en lengua francesa, como Jean Genet, Joyce Mansour y Véronique Vassiliou, y realizado estudios de Artes Plásticas en la Pontificia Universidad Católica del Perú y en el Centro Cultural de la Universidad Nacional Federico Villarreal.

___________________________________________________
Para citar este documento: http://www.elhablador.com/poesia13_3.htm
home / página 1 de 1

contacto | quiénes somos | colaboraciones | legal | libro de visitas | enlaces | © el hablador, 2003-2006 | ISSN: 1729-1763
:: Hosting provisto por Hosting Peru ::
Hosting