El arte de leer a García Márquez (Gloria Macedo)

Luna llena (Miguel Ángel Vallejo)

Kafka en el jardín (Jack Farfán)

Lo propio y lo ajeno (Rafael Ojeda)

Bonitas palabras (Alberto Villar)

Punto de fuga (Cynthia Campos)

El huevo de la iguana (Giancarlo Stagnaro)

"Seré millones". Eva Perón: melodrama, cuerpo y simulacro (Augusto Carhuayo)

Pelando la cebolla (Claudia Salazar)

 

 

____________________________________________________________

El poder de un mito

por Augusto Carhuayo

 

Alejandro Susti González
"Seré millones". Eva Perón: melodrama, cuerpo y simulacro
Rosario: Beatriz Viterbo Editora, 2007

________________________________________________

La figura de Eva Duarte ha trascendido más allá de la vida misma. La increíble fábrica mediática se ha encargado de elevarla a nivel de culto en  el imaginario popular argentino. A 56 años de su muerte, la imagen de Eva Perón o Evita aún se sigue reinventando a través de decenas de libros, historias, relatos, óperas, películas, etc.  Hoy en día no falta la evocación del recuerdo de Evita por parte de los medios de comunicación ante la asunción de mando del gobierno argentino por parte de Cristina Fernández de Kirchner y son ya comunes los grandes sectores populares que en Argentina la vinculan con la imagen de Evita.

Son muchas las historias y leyendas que se forman en torno a este magnífico personaje. Por ejemplo, la frase “Volveré y seré millones", escrita en el epitafio de su tumba, se le atribuye en forma generalizada como su expresión más conocida, pero nunca fue pronunciada por ella. La figura de Evita está sujeta a imaginarios culturales y sociales, atravesadas por fórmulas literarias y masivas que nos obligan a una continua reinterpretación ya no sólo de la persona, sino también del personaje y el mito que sobre ella se han generado.

Desde los 15 hasta los 24 años, María Eva Duarte (1919-1952) trabajó como modelo y actriz de cine, pero en la radio  tendrá una carrera exitosa como locutora y actriz de radioteatro. En este medio tiene un primer acercamiento a las formas en las que se puede acceder a millones de hogares, de oídos, de conciencias; en suma, una herramienta notable para llegar al corazón del pueblo. En 1945, se casó con Juan Domingo Perón con quien compartió su carrera política y adquirió gran popularidad en los medios obreros. Al ocupar su esposo la Presidencia de la República de Argentina, colaboró activamente con él; convirtiéndose en la llamada “Jefa Espiritual de la Nación”; reuniendo a las multitudes, a quienes llamaba sus “descamisados” en la Plaza de Mayo, viajando, llevando a Argentina por el mundo y convirtiéndose en una figura mediática que ya hacía presagiar el mito; consolidado por su prematura muerte a raíz de un cáncer en 1952. El gobierno populista de Perón se resintió mucho con esta pérdida y terminó con un golpe de Estado. La historia del cadáver de Evita, su robo, desaparición y posterior recuperación llevaron al límite una fascinación necrófila por su leyenda.

Alejandro Susti González ha publicado, con el volumen Eva Perón: melodrama, cuerpo y simulacro, un estudio concebido inicialmente como una tesis universitaria, en la que el autor nos entrega una rigurosa y muy valiosa investigación para el ámbito de los estudios comunicacionales.

Talentoso músico, escritor, investigador y profesor universitario, Susti realiza un minucioso y detallado estudio de la influencia de los medios de comunicación en la construcción de la imagen y del mito de Eva Perón; lectura que nos invita a reflexionar y cuestionar los innumerables relatos históricos que en ocasiones nos atrevemos a llamar verdades.

Ya desde la imagen de la portada del presente volumen, podemos adelantar algunas apreciaciones: Vemos la figura de Eva, pero no como un ser real, sino como una presencia marcada por su sombra, frente a un micrófono —ya sea a través de la radio o en un discurso público— dirigiéndose a las masas. Más que una persona; se trata de una figura, una representación, un ícono.

Para este libro Susti ha tomado como referente tres textos principales: Eva Perón. La biografía, de Alicia Dujovne, quien fue la secretaria personal de Eva; La pasión según Eva, de Abel Posse; y Santa Evita, la novela de Tomás Eloy Martínez. Se incluyen, además, profundas notas explicativas al final de cada capítulo, sin dejar de lado la útil bibliografía tomada para esta investigación.

Susti se vale también de escritos diversos cuyos autores mantuvieron una cercanía directa con el personaje: Evita fuera del balcón y las memorias de Paco Jamandreau, su modisto; del doctor Pedro Ara, el embalsamador de su cadáver; y el emotivo libro que escribiera Erminda Duarte, su hermana, después de la recuperación de su cuerpo en 1971, en Madrid. Todo esto constituye el corpus del cual se vale el investigador para construir su propio texto.

En la primera parte del volumen, “Melodrama y política”, el autor se sitúa a mediados de la década de 1940 y realiza un estudio del contexto previo a la llegada de Perón. Analiza cómo el peronismo utiliza los medios de comunicación, a su llegada al poder, para legitimarse; y estudia cómo se transmite la cultura popular a través del radioteatro, género que no tenía competidores en cuanto a su popularidad por aquellos días. Realiza también un análisis de los discursos de Perón, tanto los públicos como los radiales, la propaganda en la radio y la autobiografía de Evita: La razón de mi vida.

El espectáculo, la puesta en escena y el simulacro constituyen características distintivas en la construcción imaginaria de Eva Perón. En ese horizonte cumple un rol central el melodrama, género propio del radioteatro con el cual más se identificó la hasta entonces llamada Eva Duarte. En la década de 1940 y 1950, el radio teatro era comparable a la actual telenovela. Su público era muy amplio y existía una prensa que difundía noticias y reportajes acerca de los artistas que intervenían en las radionovelas.

En “Simulacros narrativos”, Susti analiza los libros que se escriben sobre Eva, desde la narrativa y lírica literaria algunos hasta los estudios clásicos de Posse, de Eloy Martínez y Dujovne, textos que hablan sobre Evita y que  contribuyen también a la construcción de su imaginario colectivo.

La historia de Evita es inagotable porque despierta la imaginación de autores, escritores, lingüistas, historiadores, entre otros. Susti plantea esta suerte de novela inacabada ofreciendo muchas narrativas sobre este personaje y que, en su opinión, terminan fracasando porque terminaron ofreciendo simulacros.

La tercera parte, “Cuerpo y religión”, está dedicada a analizar el fenómeno generado en Argentina después de su muerte en 1952, en el que la creencia popular la ha convertido en un personaje religioso. En la novela de Eloy Martínez, se destaca precisamente que el cuerpo inerte embalsamado aparece como una entidad simbólica e imaginariamente más importante y significativa que el cuerpo vivo. Eva trasciende la muerta ilustre y resurge reencarnada en una “santa de los descamisados”.

Susti se centra en la representación de la corporalidad de Eva Perón a partir de los textos que narran su vida y muerte. Desentraña, asimismo, los mecanismos del proyecto de canonización elaborado por el régimen peronista, aún desde antes de la muerte de Evita, como un instrumento de control político sobre su cuerpo, generando de este modo un culto laico hacia este personaje. Sobre este proceso centra su atención en las prácticas asociadas con ella: su relación con el alimento, cómo ello configura su rol proveedor y nutricio entre los sectores populares; los modos en que construye su sexualidad y sus diferentes ramificaciones (castidad, fertilidad, esterilidad, etc.). “Es esta religiosidad latente uno de los signos que mejor explica la vigencia del personaje en el imaginario popular”, sentencia.

Mediante una aproximación interdisciplinaria Susti ha contribuido en aumentar el corpus bibliográfico en torno a la figura de Evita. Pero de una manera distinta: la aparición de este libro es alentadora, pues queda pendiente trasladar estudios de este nivel al campo histórico y cultural peruano. No sólo el tema de la corrupción política puede acaparar el interés de los investigadores y especialistas. Es de interés latente, por ejemplo, analizar bajo esta perspectiva el discurso del fundador del APRA, Víctor Raúl Haya de la Torre, y sus efectos sobre el pueblo; o el barroco camino a la santificación que persigue a Sarita Colonia y que la convierte en un personaje mítico y clásico de la religiosidad popular peruana. Y así, a muchos otros personajes relevantes en el imaginario nacional.

 

 

© Augusto Carhuayo, 2008

 

__________________________________________________
Para citar este documento: http://www.elhablador.com/resena15_9.html
home / página 1 de 1

contacto | quiénes somos | colaboraciones | legal | libro de visitas | enlaces | © el hablador, 2003-2008 | ISSN: 1729-1763
:: Hosting provisto por Hosting Peru ::
Hosting